Cultura

Maldita Nerea toca para que Málaga cante

  • La banda murciana presentó el jueves su nuevo álbum ante dos mil seguidores

Terminó Funambulista, los teloneros, y la gente comenzó a gritar para que Jorge saliera al escenario. A las once de la noche, cuando los allí presentes ya habían entonado más de una canción, una pantalla en el centro del escenario les daba la bienvenida a la era Fácil. Tras una cuenta atrás que los fans seguían a voces, Maldita Nerea comenzó Nadando en mares pequeños.

Tras terminar la primera canción Jorge presentó a uno de sus guitarristas. A continuación, siguió intercalando letras del nuevo disco con algunas de los dos anteriores.

El público se entregó. Las dos mil personas que se dieron cita en el Auditorio Municipal el jueves por la noche pasaron todo el concierto grabando a la banda con sus móviles, con las manos en alto y tarareando las canciones. No obstante, eran las letras de los álbumes antiguos con las que el público realmente se crecía. En cada canción Jorge presentaba a un miembro de su banda.

De repente, las pantallas del escenario se llenaron de corazones. Antes de que Maldita Nerea empezara a tocar, los fans comenzaron a entonar Con trocitos. Acertaron. En varias ocasiones Jorge dejó de cantar para que la voz del público se escuchara. "Hacer miles de kilómetros durante todo el verano y estar lejos, pero sentirte como en casa" fueron las palabras de agradecimiento que tras esta canción tuvo Jorge con el público que le correspondió con un fuerte aplauso.

Comenzó entonces el experimento que la banda está llevando a cabo durante su gira. El cantante murciano explicó al público que ellos serían los protagonistas durante la próxima canción y que la banda sería la encargada de grabarlos ya que al terminar el tour de conciertos montarán un vídeo que subirán a internet. Podríamos ser agua empezó a sonar y Jorge, cámara en mano, calló para que el público pusiera la voz. Parecía que lo hubieran ensayado. Todos, al unísono, entonaron la letra. El público agradeció el gesto.

A las 00:15 la banda se despidió. Los asistentes pedían a grito de ¡tortuga! la canción que les hizo famosos. Jorge, bromeando con su banda, exigió un gran abucheo. Tras abandonar el escenario durante unos cinco minutos Maldita Nerea salió para tocar dos canciones más. El secreto de las tortugas comenzó con los asistentes y la banda sentados en el suelo. El vocalista insistía en que todos permanecieran abajo pues "las tortugas están en la tierra", aclaró. A mitad de la canción la gente se levantó y el concierto terminó. Maldita Nerea se despidió alabando a su público, un público que se había entregado en cuerpo y alma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios