Cultura

Rosario, energía y chispa en el escenario del Starlite

  • La cantante derrochó energía y esa chispa gitana que la caracteriza en un espectáculo con un inevitable sabor flamenco

La cantante y compositora Rosario, durante su actuación este miércoles en el Festival Starlite Marbella.

La cantante y compositora Rosario, durante su actuación este miércoles en el Festival Starlite Marbella. / Antonio Paz / Efe

La cantante y compositora española Rosario Flores, conocida artísticamente como Rosario, derrochó energía y esa chispa gitana que la caracteriza en el auditorio de Starlite Marbella en un espectáculo con un inevitable sabor flamenco.

Su hermana Lolita, la mayor de la saga de los Flores, y el cantante Antonio Carmona acompañaron a Rosario como artistas invitados en el escenario marbellí de La Cantera de Nagüeles, un escenario en el que hija menor de “La Faraona” aseguró sentirse “como en casa”.

Entre el publico había muchas caras conocidas del mundo de la música, el espectáculo y la sociedad que trajeron a la mente de los presentes las jornadas de la Marbella más glamurosa; la de las noches de fiesta y los trajes de lentejuelas.

Los hijos de la Duquesa de Alba, Eugenia y Fernando Martínez de Irujo; la presentadora y ex pareja del futbolista del Real Madrid “Guti” Arantxa de Benito y su novio, el empresario inmobiliario Jairo; o la empresaria Luján Argüelles se acercaron hasta La Cantera para disfrutar del toque flamenco de Rosario.

También se dejaron ver por el auditorio marbellí el hijo del príncipe Alfonso de Hohenlohe y la princesa Ira de Fürstenberg, Humberto de Hoenlohe; la modelo argentina y embajadora de Starlite, Valeria Mazza, junto a su marido, Alejandro Gravier; y Pedro Trapote y su mujer, Begoña García-Vaquero.

Durante todo la noche estuvieron presentes, aún sin estarlo, miembros de su familia ya fallecidos, a los que dedicó entrañables palabras; como su madre, la genuina y carismática Lola Flores; su abuela Rosario, por la que lleva su nombre; y su padre, el guitarrista y compositor Antonio González “El Pescailla”.

Considerado uno de los padres de la rumba catalana, a él dedicó uno de sus primeros temas de este concierto, Al Son del Tambor, una rumba con la que deseó “olvidar las penas” y la situación por la que está pasando el mundo a causa de la pandemia.

Emoción en su rostro al interpretar Que Bonito, un tema que escribió en honor a su hermano Antonio y que pertenece a su álbum Mucho por Vivir, publicado en 1996.

Una canción “fundamental” en su vida, que le vino de pronto en mitad de la noche, y a la que está muy agradecida ya que, aseguró, le hizo sentir de nuevo que en la vida hay magia y que su vida era la música.

Temas más nuevos junto a temas de siempre como De Ley, Mi Gato o No Dudaría que hicieron al público cantar a pleno pulmón y bailar sin moverse de sus asientos.

Solos de cajones, taconeo, baile y sorpresas como la interpretación de 1000 Colores por parte de la ex pareja sentimental de José El Francés, la cantaora Chonchi Heredia, que culminaron con los duetos que protagonizó junto a su hermana Lolita y Antonio Carmona.

Rosario junto a Lolita, Antonio Carmona, Chonchi y los músicos de la banda se despidieron al ritmo de Marcha, queremos marcha entre palmas y giros flamencos de muñeca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios