Saúl Jiménez Fortes | Torero

“Comienza un tiempo nuevo para mí: siento mucha alegría”

  • El diestro malagueño reaparece el próximo 13 de agosto en Fuengirola tras la aparatosa cogida que sufrió en septiembre de 2018

Jiménez Fortes, este viernes, en la plaza de toros de Fuengirola. Jiménez Fortes, este viernes, en la plaza de toros de Fuengirola.

Jiménez Fortes, este viernes, en la plaza de toros de Fuengirola. / J.R.F.

El 28 de septiembre de 2018, en las Ventas, el torero malagueño Saúl Jiménez Fortes sufrió una aparatosa cogida que le provocó la fractura del peroné. La recuperación, que se planteaba como un sprint para poder llegar a Fallas, se acabó convirtiendo en una carrera de fondo que ya llega a su fin. El próximo 13 de agosto reaparece en Fuengirola.

-¿Qué ha ocurrido durante estos 22 meses?

-En otoño de 2018 sufrí una cogida en Madrid. Me fracturé el tobillo y tuvieron que operarme, lo que llevaba un tiempo de recuperación de unos tres meses. Mentalmente pensaba que iba a reaparecer en Fallas. De hecho, también lo creían los médicos pero luego vinieron una serie de complicaciones y el proceso de recuperación se alargó 10 meses. En ese tiempo ha habido 6 operaciones. Mentalmente lo he llevado bien porque soy una persona optimista. Siempre iba con la idea de que cada operación iba a ser la última. También lo creía el equipo de médicos. El problema era que, después de cada intervención quirúrgica, surgía un nuevo problema. No era un tema sencillo de solucionar; quizá no tanto como para que te fuera la vida en ello, pero sí que tenía su dificultad debido a la zona y a las características de la fractura y la herida.

-¿Tuvo miedo de no ver la luz al final del túnel?

-No, no. Creo que es importante trabajar la aceptación. Admitir las cosas tal y como vienen porque es lo mejor para uno mismo. No puedes estar chocándote continuamente contra un muro. Si no se puede, no se puede, así que lo mejor que podía era destinar todos mis esfuerzos a recuperarme y ponerme cuanto antes a trabajar. Se ha hecho largo porque ha sido mucho tiempo, muchas cirugías, muchas salas de espera, muchos hospitales… Pero el día a día lo he ido llevando bien.

-¿Pensó en que esto le iba a obligar a retirarse de los ruedos?

-(Piensa por unos segundos) No… pero es cierto que hubo algunos momentos en los que la situación era muy grave y los médicos me lo pusieron difícil. En concreto me refiero a la infección del hueso. Ahí me avisaron de que había que cortar la temporada y trabajar para solucionarlo. Esa conversación se tuvo y fue cuando me avisaron de que había que coger al toro por los cuernos para evitar secuelas mayores. Aunque nos asustamos mucho, ese problema de la infección se acabó solucionando. El otro momento delicado en que el también nos asustamos fue tras el injerto. Me había crecido una especie de tumor maligno, que había generado mi propio cuerpo, pero de índole diferente. Era un caso raro y no sabíamos si mi cuerpo lo iba a seguir produciendo. Fue ahí cuando decidí cortar temporada en junio. Afortunadamente mi cuerpo lo asimiló bien, no volvió a reproducirse, y en julio ya estaba toreando en el campo con mucha frecuencia: cada semana, cada dos semanas… Este festejo me coge fuerte y preparado.

-¿Cómo ha sido la preparación durante el confinamiento?

-Uno elige ser torero, entregar su vida al toro. Hay que vivir con esta actitud en todo momento: en verano, en invierno, durante la pandemia, en la nueva normalidad… Es algo que depende de tu actitud. Es cierto que todo ha cambiado mucho y que seguramente haya cosas que no van a volver a ser como antes. Pero eso no quita que siga siendo torero y siga viviendo como un torero.

"Ha habido en este tiempo momentos complicados, los médicos me pusieron difícil la opción de volver"

-¿Y las dudas?

-Había algunos momentos en los que pensaba que iba a pasar el año en blanco; o justo al revés, que había 5 o 6 posibles plazas reaparecer. Lo cierto es que ahora siento una gran alegría por volver, cerrar el ciclo de mi lesión y dejarlo atrás. Comienza un nuevo tiempo para mí.

-¿Cómo desarrolló el entrenamiento en la cuarentena?

-Tengo una pequeña terraza en la que se puede entrenar así que he cogido los trastos con frecuencia. Gracias a eso me he mantenido en activo, lo que además me ayudaba a escapar un poco de todo lo que estaba pasando. Es verdad que el nivel de actividad (entrenar, viajes…) ha bajado por las limitaciones de movilidad pero desde que las fases de desescalada lo han permitido, he ido al campo a entrenar así que me encuentro en buena forma.

-¿Cómo se plantea el primer festejo de la temporada tras el confinamiento?

-Me encuentro ilusionado y motivado. Tengo mucho en mi interior que llevo trabajando durante todo este tiempo. Mi ilusión es que salga todo bien en la dos faenas del día 13, aunque una cosa son las expectativas y otra cosa es el toro. En mi mente está poner todo mi compromiso, entrega y pasión. Me gustaría que este trabajo que he ido desarrollando en estos 22 meses y durante toda mi vida, la belleza y las emociones únicas, haga que los aficionados se lleven de la plaza un bonito recuerdo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios