FACTORÍA ECHEGARAY

"Señor doctor, lo recuerdo todo"

  • Fran Perea debuta como director con una obra inspirada en el primer caso diagnosticado de hipermnesia

  • Más de 80 intérpretes participarán en el 'casting' hasta el 25 de febrero

Pablo Díaz Morilla y Fran Perea posan tras las dos primeras pruebas de 'Souvenir'. Pablo Díaz Morilla y Fran Perea posan tras las dos primeras pruebas de 'Souvenir'.

Pablo Díaz Morilla y Fran Perea posan tras las dos primeras pruebas de 'Souvenir'. / javier albiñana

"Bienvenido al despacho del mejor psicólogo de la ciudad. Lo que cuentan de mí son leyendas, pero ¿sabe usted que, a veces, las leyendas son ciertas? ¿Se acuerda usted de esa señora que hablaba con los gatos en el mercado? Yo la curé. La mandé a una granja en las afueras para que hablara con los cerdos... Es una broma", recita con gracia Jordi Amat Mata justo antes de que Fran Perea le interrumpa. "Tienes que decirle muy serio lo de la granja", le exige con amabilidad el actor mientras pide silencio a los medios, empeñados en freír a fotografías al intérprete, ya ruborizado. Al igual que Mata, otros 83 candidatos pasarán hasta mañana por el Centro de Cultura Activa Pedro Aparicio -bajos del Teatro Cervantes- para hacerse con uno de los tres papeles de Souvenir, el primer proyecto como director de Perea y quinto de Factoría Echegaray, que se llevará a escena del 13 al 25 de junio en el Teatro Echegaray.

Pablo Díaz Morilla, su autor, da con la historia como tantas otras veces: "Perdiendo el tiempo en Facebook (ríe). Leería algún artículo de Muy interesante (vuelve a reír). En él se hablaba de un señor que existió de verdad en los años 20, llamado Solomón Shereshevsky, el primer caso diagnosticado de hipermnesia: la capacidad de recordarlo absolutamente todo, desde el detalle más mínimo". El protagonista de este drama recuerda cada detalle, cada gesto, cada conversación, cada momento vivido. Todo es todo. "Es un texto que habla sobre los peligros de la memoria, referidos tanto al exceso como al defecto de ella. Habla de la necesidad que tenemos de recordar", explica Morillas, de quien acabamos de ver en el 34 Festival de Teatro de Málaga Piedras preciosas, con el bailarín Rafael Amargo y el actor Manuel Salas en su elenco.

Fran sabe mucho de teatro y se ha pateado toda España actuando. Es un orgullo, un honor"Pablo Díaz Morilla Dramaturgo

"El pretexto de la obra es adentrarnos en el mundo de la memoria, de los recuerdos, y cómo se van articulando en relación a las relacionales del protagonistas. Él tiene una mujer, Magda. Se hablará también de cómo vive su relación con ella", declara Perea. Las indicaciones para el papel de Salomon les harán imaginar qué siente: "Imagina tener un agujero negro en la cabeza. [...] Él no sabe que está enfermo, pero lo va a descubrir a lo largo de la obra. Ahora, recuerda la cara de tu peor enemigo en el colegio, su gesto de mirar por encima del hombro. Todo su rostro, todos sus movimientos, cada detalle insignificante [...] Así vive Solomon. Todo el tiempo, con sus recuerdos". El protagonista acabará visitando al Dr. Luria aunque su pareja piense que es "el único diferente al resto".

Perea se siente "todo un afortunado" por estrenarse con un texto de Díaz y no lo disimula. "Lo recibo con muchísima ilusión. Siempre he anhelado dirigir, pero no había llegado el momento, ni estaba preparado para hacerlo. Lo llevaba rumiando un tiempo, sí, y ahora es el momento, en Málaga, con Factoría Echegaray, un proyecto pionero que puede llegar a convertirse en una referencia para otras ciudades. Estoy ilusionado también porque vamos a formar el equipo con gente de Málaga, y además, Pablo es un tipo que escribe muy bien y creo, sinceramente, que es su año", recalca. El dramaturgo malagueño le devuelve la alabanza con otra: "Él sabe mucho de teatro y se ha pateado toda España actuando. Es un sueño cumplido. Un orgullo, un honor".

Souvenir no sólo les hará sacar el paquete de pañuelos, sino que también les hará reír. "Los géneros constriñen. Dices drama y parece que tienes que venir al teatro a llorar. Creo que es una obra de sensaciones y emociones capaz de erizazarte la piel y poco después de sacarte una sonrisa", resume el artista. "Una vez vista la obra, me gustaría que el público se fuera a casa pensando en que a veces está bien ser olvidadizo, pero también en qué cosas importantes debemos recordar siempre", concluye Díaz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios