Cultura

Antonio Banderas recupera en Málaga la esencia del musical con 'Tocando nuestra canción': "Tenemos un compromiso muy serio"

Antonio Banderas junto al elenco en la presentación de 'Tocando nuestra canción'.

Antonio Banderas junto al elenco en la presentación de 'Tocando nuestra canción'. / JAVIER ALBIÑANA (Málaga)

La marca Antonio Banderas arrasa allá donde va. Pero más todavía, por motivos obvios, si el destino es el mismo lugar del que se parte: la propia Málaga. Una razón de peso para que el intérprete, lejos de centrarse en buscar proyectos en lejanos horizontes, siga aprovechando los vientos de cola redoblando su apuesta por traer propuestas a la ciudad. Sus últimos esfuerzos en este sentido, como bien viene demostrando, son los musicales. Al que ahora hay que sumar Tocando nuestra canción, que ha sido presentado este viernes en el Teatro del Soho Caixabank de mano del propio Banderas, el elenco al completo y otros miembros del equipo. Y que ha contado  con una generosa propina en forma de interpretación de dos fragmentos a la espera de su estreno el próximo 6 de junio. 

Una apuesta decidida que, en palabras de Banderas, pretende recuperar "el musical de referencia" en un momento en que no todas las sensibilidades lo aceptan. "Al musical se le considera el niño tonto del teatro", afirmaba desatando la carcajada del público. Pero nada más lejos de la realidad. "Hacerlo es una locura. Estamos majaras", añadía. Y tiraba de datos para ponerlo en contexto a pesar de la percepción imperante. "El año pasado recaudó más que el cine español. Punto".

Tocando nuestra canción (que cuenta con libreto de Neil Simon, música de Marvin Hamlisch y letras de Carole Bayer Sager) quiso dejar claro el también director de la obra, no se presenta ante el público de forma idéntica a la comedia musical romántica que se presentó en Broadway en 1979, sino que tras ella se esconden acentuaciones determinadas para hacerla más "lúcida".

Actores durante uno de los números ofrecidos a modo de anticipo. Actores durante uno de los números ofrecidos a modo de anticipo.

Actores durante uno de los números ofrecidos a modo de anticipo. / JAVIER ALBIÑANA (Málaga)

De esta forma, la divertida relación entre Vernon Gersch, un compositor de éxito y un fracaso en lo sentimental, y Sonia Walsk, una letrista desconocida, enganchada a una relación tóxica con su exnovio, a quien no es capaz de dejar del todo, ha sido parcialmente retocada para poner sobre la mesa reflexiones subyacentes. "Se trata de encontrar la verdad. No en forma de gags, sino mediante la intelectualidad". 

El objetivo final de esos retoques: mostrar al patio de butacas las tripas de show. Y, otro más ambicioso aún, la dinámica interna de los actores, lo que supone pertenecer a una producción. "Es una constante reflexión de lo que hacemos encima del escenario como muestra de la vida". 

La vida para mí sale desde aquí hacia fuera y entra desde fuera hacia aquí". Cosa que no acaba con esta obra: "Vamos a seguir esta línea". Un anhelo, el de seguir trayendo musicales a Málaga, que, bromeaba, está haciendo que sus "agentes no estén muy contentos". "Habrá que hacer alguna película para compensar... Tengo la idea clara de arruinarme en el Soho". 

Una continuidad para la que es precisa un equipo. En concreto, en esta nueva aventura trabajan codo con codo con Miquel Fernández, María Adamuz, Rai Borrell, Bealia Guerra, Javier Enguiz, Cristina Gallego, Diego Rodríguez, Geogia Stewart, Silvia Cordero y Jaume Giró. Además de la batuta de Arturo Díez Boscovich. Todos ellos tuvieron a bien dedicar unas palabras con un hilo común: la ilusión por un proyecto que empieza. 

Los intérpretes, de nuevo, en escena. Los intérpretes, de nuevo, en escena.

Los intérpretes, de nuevo, en escena. / JAVIER ALBIÑANA (Málaga)

Miquel Fernández (que interpreta a Veron Gersch) desveló que llevaba tiempo sin hacer musicales porque no encontraba el idóneo. Hasta que se topó con Banderas. "Tiene una capacidad de seducción por encima de la media", dijo. "Luego me he dado cuenta de todo lo que están haciendo aquí, en todos los niveles, y quería sentirme partícipe". 

También María Adamuz (que hace el papel de Sonia Walsk) se encontró con el huracán Banderas. "No conocía este musical. Fue él quien me lo enseñó. Le dije que sí. Es un apasionado. Nunca se cansa. Nosotros nos vamos a casa reventados y creo que él puede estar ocho horas más", contó.

Sea como sea, relató Banderas, desde el Teatro del Soho Caixabank se trabaja "con humor y optimismo". Algo que a su juicio es "complicado en este mundo tan espeso y tan complicado que estamos viviendo". "Quizá por eso -dijo- se decidió hacer esto". Es decir: una propuesta ambiciosa, con un elenco por encima de la media en número de actores y con la música totalmente en directo."Tenemos un compromiso muy serio a la hora de hacer teatro musical como creemos que se debe hacer". Y a ello promete seguir dedicándose. Aunque le cueste la ruina. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios