def con dos. grupo de rock

"Se ha atentado contra nuestro derecho al trabajo: somos objeto de censura previa"

  • Tras la cancelación por parte del Ayuntamiento de Marbella del concierto que debía haber tenido lugar el sábado en el San Pedro Rock, la banda de César Strawberry denuncia su "persecución"

La formación actual de Def con Dos, al completo y con César Strawberry al frente, ayer, en el centro de Málaga. La formación actual de Def con Dos, al completo y con César Strawberry al frente, ayer, en el centro de Málaga.

La formación actual de Def con Dos, al completo y con César Strawberry al frente, ayer, en el centro de Málaga. / javier albiñana

La historia comenzó el año pasado en Rincón de la Victoria, donde César Strawberry (Madrid, 1964), líder de la veterana y emblemática banda de rap metal Def con Dos, participó en un certamen literario con una lectura poética. Entre el público se encontraba el cineasta malagueño Alberto Pons, que invitó al músico a protagonizar un corto que tenía pensado rodar en la Cueva del Tesoro. Strawberry aceptó y el rodaje tuvo lugar el pasado diciembre ("Era un corto muy simbólico en el que yo encarnaba el mal y Nuria Fergó representaba el bien. Eso lo dice todo", apunta el artista), pero la experiencia fue tan positiva que prometía continuidad. Poco después, Pons convocó a Def con Dos al completo al mismo escenario para grabar un videoclip que habría de servir de promoción al corto. "Aprovechando que íbamos a estar en Málaga a final de septiembre, decidimos ver la oportunidad de dar un concierto. Hace un año y medio que no tocamos en Andalucía", explica Strawberry. La oportunidad vino de la mano de Grupo Mundo y un contrato para tocar el pasado sábado 29 en el festival San Pedro Rock. Todo parecía ir sobre ruedas, pero una semana antes la banda recibió una notificación de un bufete de abogados en representación del Consistorio marbellí por el que, en virtud de la Ley de Contratos del Sector Público, que prohibe la contratación de personas "condenadas por sentencia firme por delitos de terrorismo", la actuación quedaba cancelada. La respuesta del grupo, que ayer visitó la redacción de Málaga Hoy, es unánime: "Somos objeto de censura previa y persecución".

El año pasado, César Strawberry fue condenado por el Tribunal Supremo a un año de prisión por enaltecimiento del terrorismo. El motivo: la publicación de unos tuits en los que hacía referencia de forma irónica a ETA, los Grapo, Carrero Blanco, Ortega Lara y Esperanza Aguirre. "La ley a la que alude el documento que hemos recibido expone que no se puede contratar a artistas que tengan condenas por delitos de terrorismo; pero yo estoy condenado a un año de prisión por un delito de enaltecimiento de terrorismo, que no se corresponde con los delitos de terrorismo sino con los delitos de opinión. Es decir, se está incurriendo en un fraude de ley. Además, la sentencia está recurrida en el Tribunal Constitucional", señaló Strawberry, quien añade que los defectos del procedimiento seguido para la cancelación afecta injustamente a todos los miembros del grupo: "Yo estoy condenado por escribir unos tuits. Pero el resto del grupo no tiene condena alguna. Y esto nos perjudica a todos, atenta directamente contra nuestro derecho al trabajo. Se trata de un caso de censura previa, que prohibe expresamente el artículo 20.2 de la Constitución y que prohibió Fraga. La decisión se adscribe a una interpretación subjetiva de la ley y hasta el Supremo ha manifestado que esto no tiene nada que ver con el terrorismo. Se está estigmatizando al grupo, nos hacen pasar por terroristas. Es una calumnia". El bajista sevillano J. Al Andalus, otro de los miembros más veteranos de Def con Dos, añade que "a César se le condenó por una actividad ajena al grupo, que no tiene nada que ver con los demás. Es injusto dejarnos sin trabajo por eso". A lo que apunta el guitarrista Alberto Marín: "Es como si un arquitecto va a pedir una licencia de obra y le dicen que no se la dan por un tuit que escribió. No es de recibo. El grupo no tiene ninguna causa abierta. El nuestro no es un caso como el de Valtònyc, que ha sido reclamado por la justicia por sus canciones".

Yo fui condenado por un delito de opinión, no de terrorismo, como afirma el Ayuntamiento"

Sobre la posibilidad de que el grupo presente alguna demanda al Ayuntamiento de Marbella, César Strawberry sostiene que su intención ahora es "dar a conocer lo sucedido, ya que es una actuación muy anómala". Y se explica: "Desde el año pasado hemos tenido censuras previas más veladas. En realidad, nadie quiere pasar por perseguidor de un grupo a raíz de un caso como el nuestro, más aún cuando el recurso de mi sentencia fue admitido a trámite por el Tribunal Constitucional y muy probablemente dictamine este otoño. Todo se hace por lo general de manera más solapada. Pero un documento como el que nos ha enviado el Ayuntamiento de Marbella no lo habíamos recibido nunca. Las sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y una directiva específica de la Unión Europa que ha echado abajo toda la doctrina de la Audiencia Nacional dictaminan que sólo puede haber una sanción cuando se ha inducido de manera fehaciente y demostrable a un acto de violencia. Por eso nos sorprende mucho la decisión del Ayuntamiento de Marbella, y más aún el modo en que se ha desarrollado todo esto".

A la espera del dictamen del Tribunal Constitucional, César Strawberry ironiza sobre su situación aunque no oculta la dificultad del trago: "El magistrado del Tribunal Supremo Manuel Marchena, promotor de mi condena, ha bautizado una nueva doctrina como doctrina Strawberry y de hecho se aplicó así, tal cual, a Valtònyc. Esta doctrina contradice la normativa europea y la Constitución Española, que reconoce en su artículo 20 que a la hora de valorar un mensaje hay que tener en cuenta el contexto en que fue emitido para valorar su intencionalidad. La doctrina Strawberry aboga por la literalidad total: el tono es indiferente, hay que tomar las palabras de forma literal, sin tener en cuenta el contexto". El músico no oculta que el hecho de que exista una doctrina judicial con su nombre "ha generado una campaña de promoción formidable, no te voy a engañar. Aparte del cariño que me ha llegado de mucha gente, muchos Ayuntamientos del cambio nos han llamado a modo de crítica contra la censura y las mordazas. Otros Ayuntamientos, no necesariamente gobernados por partidos de derechas, han preferido no contratarnos. Algunos, para más inri, han prometido que lo harán cuando me absuelvan. Pero todo esto extiende sobre nosotros una mancha de criminalización muy peligrosa. Y moralmente es muy difícil seguir adelante con una condena por enaltecimiento del terrorismo". Eso sí, Strawberry no se muerde la lengua a la hora advertir sobre las consecuencias: "Pertenecer a la UE no significa sólo hacerse con los fondos de cohesión. También implica que se forma parte de un marco jurídico que es igual para todos los países. Pero el criterio respecto a la libertad de expresión es muy trinchera: lo que yo diga tiene que ser respetado por los que no piensan como yo, pero no al revés. Todo el mundo sabe que la Ley mordaza es ilegal en Europa, pero se sostiene aquí con la excusa de que hay que contener a ciertos grupos. Sin embargo, lo que va a pasar, y ya lo hemos visto con Valtònyc, es que lo que vamos a recibir desde Europa son absoluciones a artistas perseguidos y advertencias a España. Y si España se acerca más a Turquía que a Francia, donde Sarkozy se topó con la justicia cuando quiso encarcelar a raperos, igual tendría que pensárselo. Porque a lo mejor, llegado el momento, se ponen en marcha los procedimientos para su expulsión de la UE con medidas jurídicas, como ha pasado en Hungría".

De momento, Def con Dos se prepara para celebrar "con un fiestón" su treinta aniversario el año que viene. Para entonces, esperan que "la autocensura implantada, la asunción de que es mejor callar, se haya relajado un poco". Y una convicción: "Queremos el mismo nivel de libertad de expresión que Jiménez Losantos, porque la libertad de expresión es la sangre de la democracia". Más leña futura, sí. "Aunque sea con el taca-taca".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios