Cultura

El 'champagne' de U2

  • En 1976 se fundó The Hype, precedida por Feedback, un grupo que se desembocaría en la actual formación

U2 son esa superbanda que ha sobrevivido al paso del tiempo aliándose con él, los únicos junto a los Rolling Stones que siguen reinando. Son el producto más potente de Live Nation, los que reventaron el Bernabéu en 1987 con su gira de The Joshua Tree en aquel multitudinario festival junto con The Pretenders y UB40, los que siguen haciendo lo que más les gusta... Y como todos los grandes, son amados y odiados.

Poco se puede decir que los acérrimos no sepan ya, como la razón por la que no se incluyó el tema Thrying throw your arms around the world en el vídeo oficial del concierto de la gira Zoo TV en Sidney, justo la canción de la botella de champagne donde Bono rociaba con el espumoso líquido a una seguidora de las primeras filas. Unos dicen que se eliminó porque la chica era menor de edad, otros que porque se sobrepasaban las dos horas pactadas de material...

La banda tuvo un momento de zozobra cuando le acecharon las críticas después de Rattle & Hum, en 1988, un momento en el que muchos pronosticaron el final del grupo y el mismo Bono lo dejó entrever con indirectas. Pero no hubo tal separación y en 1991 llegaría uno de los mejores discos, si no el más grande, de la época moderna del grupo: Achtung Baby. Aun así, lo hizo entre grandes diferencias en el seno de la formación. Al bajista Adam Clayton y al batería Larry Mullen Jr. no les convencía la dirección que marcaban The Edge y Bono. De hecho, desde entonces en U2 mandan los dos últimos y sus compañeros debaten más o menos, pero no es suya la última palabra.

El problema para los que están ansiosos de nuevo material es que U2 no tiene prisa en sacar nuevo material. No es un grupo al que se le puedan imponer plazos: se ganaron hace mucho ese privilegio. El retraso en la publicación de Songs of Innocence, que finalmente vio la luz en 2014, hizo que pasaran por el estudio tres productores distintos. ¿La causa del retraso? Diferentes concepciones del negocio: el álbum estuvo vinculado al acuerdo del grupo con Apple para que el gigante tecnológico lo distribuyera de forma gratuita a sus clientes de iTunes.

Con su legión de seguidores asegurados, The Edge pasa largas temporadas en Los Ángeles (su mujer es de allí), Adam Clayton vive en Londres y Bono en cualquier lugar del mundo, en sus famosos viajes humanitarios y cenas con jefes de Estado, o bien en su mansión de Niza disfrutando de unas vacaciones. El más clásico es Larry Mullen, a quien le gusta seguir viviendo en Dublín.

Los cuatro, de todos modos, vuelven con frecuencia a su ciudad. No en vano, son hombres de negocios. The Edge y Bono compraron el famoso Hotel Clarence de esa ciudad junto a otros socios. El guitarrista quiso además probar como constructor inmobiliario en Malibú, pero las quejas de los lugareños le hicieron desistir. Bono es inversor en un fondo llamado Elevation Partners y junto a su esposa tiene una empresa , Edun, dedicada al "comercio sostenible" de algodón africano, en especial de Uganda, donde la compañía tiene su sede y dona un porcentaje de sus beneficios a la población local.

Como proyecto musical, U2 sigue adelante, en parte por el compromiso contraído con el equipo que lleva trabajando para ellos tantos años. El cuarteto ya tenía en 1983 suficiente dinero como para retitrarse, según admitieron ellos mismos. Por el momento, el espectáculo no tiene visos de acabar... La banda tiene ya comprometidas por contraro tres giras internacionales más. Es de esperar, pues, que haya U2 para al menos más de una década.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios