Cultura

El director del Cervantes: "Usar el español como 'marca España' es un disparate"

Luis García Montero. Luis García Montero.

Luis García Montero. / mariscal / efe

A Luis García Montero, poeta, catedrático de Literatura de la Universidad de Granada y a la sazón flamante nuevo director del Instituto Cervantes, el buque insignia de la diplomacia cultural nacional, el organismo encargado precisamente de difundir las bondades de la cultura y el idioma de este país, le parece que "usar el español como marca España es un disparate". Para matizar esta llamativa afirmación, el granadino añadió que mejor le parecería, en todo caso, que como emblemas de la identidad española se emplearan "el aceite de Jerez o los espárragos de Navarra", toda vez, dijo, que "sólo el 8% de los hispanoparlantes en el mundo son de España".

Sólo unos momentos antes, durante su intervención en un curso de verano de la sede Antonio Machado de la Universidad Internacional de Andalucía en Baeza (Jaén), García Montero había defendido -en unas declaciones recogidas por la agencia Europa Press- que en el momento actual "hace mucha falta defender la cultura hispánica y la dignidad del español en Estados Unidos". Por este motivo, el poeta y profesor granadino se mostró partidario de ampliar la red de sedes del Instituto Cervantes abriendo una nueva plaza en la capital de Estados Unidos, Washington, "capital del mundo en este momento". García Montero añadió que el Cervantes, que ha vivido "épocas de recortes", se ha sostenido durante estos últimos años gracias a "la vocación de la gente", por lo que toca ahora, dijo, "consolidar y analizar económicamente las posibilidades de extenderse".

Sobre la integración del resto de lenguas oficiales de España, ahora continuamente sobre el tapete debido al actual furor de los debates y las políticas nacionalistas e identitarias, el director del Instituto Cervantes aseguró que la "obligación" de la institución que dirige él ahora es "defender y divulgar las culturas de todas las naciones y regiones que se integran en el Estado". Y ello, aladió, porque "hay que cultivar el respeto a la diversidad, pues es fundamental y enriquece a todos".

Además, García Montero señaló que bajo su gestión el Instituto Cervantes se marcará dos grandes prioridades: servir de puente entre Latinoamérica y Europa, e ir extendiéndose progresivamente por los países de la cuenca mediterránea. Al respecto de este último objetivo, el escritor granadino se congratuló de que haya "cada vez más países que están demandando el idioma español". Entre ellos, apuntó, sobresalen China y Japón, por lo que ampliar la presencia en Asia será también una meta de esta política. Eso sí, se matizó a sí mismo, sobre de la base de que, "más que una visión galopante e imperial, lo que se busca es consolidar lo que ya tenemos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios