Cultura

La duquesa, el torero y las estrellas

  • Cayetana de Alba y Fran Rivera se reparten los 'flashes' junto con Cruise y Diaz en la alfombra roja del Casino de la Exposición

Comentarios 3

El estreno mundial en Sevilla del la película Noche y Día deparó momentos insólitos. Y no sólo en el singular photocall castizo que deparó la alfombra roja. Vayamos por partes: la marabunta agolpada desde horas antes a la entrada del Casino de la Exposición, que acogió anoche la proyección de Noche y Día, y los famosos y rostros populares que representan, al menos en las revistas, el glamour andaluz allende Despeñaperros.

Una vez comprobada por la mañana la amabilidad que gasta Tom Cruise en Sevilla, seguidores, fans y curiosos quisieron revivir a las puertas del edificio del 29 el éxtasis de ver rubricado en un papel la firma de la estrella de Hollywood. Si esto se acompaña con una foto de sonrisa plena, aunque de por medio haya que contar un sinfín de empujones, el curso de fan de una superestrella está hecho. El aprendizaje adquiere grado superior cuando se va relatando en directo al compañero de fatigas cada cara conocida y movimientos que ocurren en el escenario de la première. Así, los curiosos que quisieron acompañar a Cruise y Cameron en la presentación de la película se convirtieron anoche en los otros protagonistas de la velada."Qué guapo es, qué guapo es"; "Míralo, no se quita las gafas"; "Ella es supermona"; "Duquesa, duquesa, qué arte tienes"; "¿Jordi Mollá? Sí, Mollá. El de Blow. Ni idea, pero yo le grito"; "María del Monte está delgadísima"; "Fran Rivera ha venido solo. Éste no se aclara con ninguna", y con frecuencia una pregunta sin respuesta: "uy, uy, uy, uy, ¿y ese quién es?". Mutismo alrededor. Nadie conoce a nadie. Película ambientada en Sevilla en tiempos de Semana Santa donde aparece Jordi Mollá, quien en esta producción de la Fox tiene un pequeño papel.

La tarde de cámaras, famosos y estrellas se sazona con chascarrillos, comentarios más o menos jocosos y mucho entusiasmo. El mismo que le puso Tom Cruise para atender a sus fans. Aunque estaba previsto que el actor firmara autógrafos de ocho a nueve de la noche retrasó su llegada una hora. Se bajó de su coche y se desató la euforia. Impecable, con chaqueta y camisa blanca y gafas de sol, pisó la alfombra roja para entregarse a sus seguidores, que lo dieron todo con tal de tener cerca a una de las fulgurantes estrellas de Hollywood. Cameron Diaz, más comedida en su trato con los admiradores, lució tipazo en la alfombra roja con un minivestido negro, unas impresionantes joyas y subida a unos zapatos de plataforma que harían la delicia de la pricesa Letizia. Pero sonrió. Mucho. Y levantó los comentarios más picantes de la tarde. Para cuando llegó Katie Holmes, pasadas las diez de la noche, el personal ya había caído rendido a la belleza de la protagonista de Algo pasa con Mary. Aun así, la esposa de Cruise concitó la unanimidad en una cosa: "Es mucho más alta que él", contaban los cronistas populares.

Cronistas que hubieran dado todo por saber qué le contaba Cayetana de Alba, rostro querido y couché donde los haya, a la pareja protagonista. O por asistir al saludo entre Cameron Diaz y Francisco Rivera. Ellos dos acapararon los flashes del photocall de la película. Ecuación simple en Sevilla: la duquesa, el torero y las estrellas. El diestro, de hecho, tuvo un papel destacado en la gala de ayer, ya que fue el encargado de presentar la película a los invitados a la proyección que, por cierto, se impacientaban en el patio de butacas ante la dilación de los protagonistas del filme. No fue el único representante taurino, también acudieron Curro Romero y su mujer, Carmen Tello, que también se retrataron con los actores; y Víctor Puerto y Noelia Margotón. Entre los rostros populares se encontraban María del Monte, acompañada de la periodista Inmaculada Casal; Agustín Bravo; Los Morancos, Jorge con su hermana Paz, por un lado, y César con José Manuel Soto, por el otro. Sevilla y Betis juntos. Más fútbol. José María del Nido estaba dentro, pero no posó para los medios. Quien sí lo hizo de buen grado fue Juan Ignacio Zoido, candidato a la alcaldía de Sevilla por el PP, junto a Patricia Rato.

Un variopinto patio de butacas para asistir al estreno de una película que tiene a Sevilla como protagonista en sus últimos 20 minutos de metraje. Y que ayer, por una tarde, acercó el glamour de un estreno mundial a una ciudad entusiasmada que soñó por un día que era Hollywood.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios