Cultura

En la fiesta del conocimiento

  • La Noche Europea de los Investigadores celebrará su nueva edición el día 28 como escaparate decisivo de todo lo que se mueve en torno a la ciencia en Málaga

En la fiesta del conocimiento En la fiesta del conocimiento

En la fiesta del conocimiento

Si desde los albores del siglo XX la ciencia ha hecho de la divulgación de sí misma una cuestión prioritaria para su propia supervivencia, en contraposición a los rígidos cánones ilustrados, los instrumentos en pro de la accesibilidad del conocimiento han evolucionado casi a la misma velocidad que las investigaciones científicas en las más diversas materias. En las últimas décadas, el paradigma ha atendido con mucho más énfasis a la praxis que a las ideas: si de ganar entusiastas a la causa se trata, la ciencia no puede ser de cara al gran público tanto una materia de estudio académico como una experiencia que se crea y se comparte. En consecuencia, los científicos se han acostumbrado ya a trabajar tanto en la soledad de los laboratorios como en la intemperie de la calle con tal de que el conocimiento impulsado en el primer contexto germine y fructifique en el segundo. En este sentido, el programa La Noche Europea de los Investigadores, puesto en marcha por diversas instituciones continentales y cofinanciado entre la UE y las distintas administraciones nacionales y regionales, ha servido en bandeja un marco modélico desde el que este binomio cobra un especial sentido, con un carácter lúdico y concebido a la manera de entorno familiar. En un momento como el presente, donde los hallazgos científicos de impacto se suceden a un ritmo cada vez más vertiginoso a nivel tanto molecular como cósmico, herramientas como La Noche Europea de los Investigadores encuentran su razón de ser sin demasiada dificultad: se trata de poner al ciudadano de a pie en contacto con las últimas noticias de la naturaleza y la realidad, desde la premisa de que la ciencia es algo divertido que, de entrada, seduce a todo el mundo. En Málaga, la propuesta se ha consolidado de manera notable y, al mismo tiempo, se encuentra en condiciones de crecer en fondo y forma. Con la cofinanciación de la Junta de Andalucía y la organización de la Universidad de Málaga, el organigrama del evento reúne aquí a buena parte de las entidades e instituciones que tienen algo que ver con la ciencia, desde el Centro Principia hasta la Academia Malagueña de Ciencias pasando por los Encuentros con la Ciencia, el Museo Alborania, el Jardín Botánico-Histórico de la Concepción, ArqueoEduca o la Estructura Común de Apoyo a la Investigación de Genómica (Ibima). Semejante unión de esfuerzos dista mucho de ser una cuestión baladí o residual: el año pasado, más de 10.000 personas visitaron y participaron en el medio centenar de actividades desarrolladas por unos 150 científicos que tuvieron lugar en La Noche Europea de los Investigadores; nos referimos en su mayoría a malagueños, dado que este tipo de proyectos tiene una especial resonancia en la población local. Ahora, La Noche Europea de los Investigadores prepara su nueva edición para el próximo 28 de septiembre, en la que participarán más de doscientos científicos de las más diversidades especialidades dispuestos a hacer de la ciencia un episodio inolvidable a pie de calle. Este día, por tanto, Málaga dispondrá de un escaparate bien amplio para conocer casi todo lo que se cuece en torno a la ciencia en sus dominios. Dada la cantidad de talento y de recursos implicados, y dada también la ausencia de un espacio estable en el que estas experiencias puedan darse de manera continuada, conviene dejarse caer y no perdérselo.

El abanico de actividades programadas para este día es enormemente amplio. Ya desde primera hora de la tarde, los interesados podrán conocer de cerca los elementos que integran la cadena del ADN, los secretos de algunas de las científicas más famosas de la historia las relaciones entre la medicina y las claves de la literatura gótica del siglo XIX. Bajo el lema Mujeres y hombres que hacen ciencia para ti, la nueva Noche Europea de los Investigadores presta especial atención a las mujeres y su visibilidad en un campo tan imprescindible como el de la investigación científica. En realidad, la nueva edición del evento lleva ya en marcha desde comienzos de mes gracias a dos actividades desplegadas a modo de anticipo y en forma de exposiciones fotográficas: Talento europeo en la UMA lleva a un reguero de marquesinas repartidas por las calles de la ciudad a buena parte de los científicos que protagonizarán La Noche Europea de los Investigadores, mientras que Galápagos: evolución en acción puede visitarse en el Rectorado de la UMA de la mano de Enrique Viguera y María del Mar Trigo Pérez. A partir de aquí, la programación se distribuirá el día 28 entre las Experiencias científicas del Paseo del Parque, la Ciencia en pequeñas dosis que podrá disfrutarse en el Salón de los Espejos del Ayuntamiento, la Ciencia en el Museo que acogerá el Museo de Málaga, los Microencuentros del citado Rectorado de la UMA, las visitas científicas al Museo Alborania y las conferencias que acogerá en su sede la calle Moratín la Academia Malagueña de Ciencias. Habrá, por tanto, múltiples opciones para dejarse cautivar por los encantos del conocimiento científico y su a menudo asombrosa puesta en práctica.

Entre las Experiencias científicas del Paseo del Parque abundan las propuestas infantiles y familiares, pero un vistazo general al programa revela la existencia de ganchos para todos los públicos. Los interesados podrán hacer comparaciones anatómicas entre cerebros de distintas especies animales, descubrir la importancia de la donación de muestras biológicas para la investigación a través de un teatro de marionetas, conocer los vínculos entre ciencia, arte contemporáneo y perspectiva de género, aprender los principales conceptos de la biotecnología, comprender el protocolo de la terapia celular con células madres (con la mascota personal como caso práctico) y hasta llevarse a casa una extracción del propio ADN a través de su extracción del interior de la boca. En los Microencuentros del Rectorado se abordarán asuntos como la ayahuasca, la Escuela Moderna, la biomasa, las metodologías orientales en educación, la diabetes, los dispositivos 5G y el uso del lenguaje inclusivo en la ciencia. En cuanto a la Ciencia en pequeñas dosis que acogerá el Ayuntamiento, destacan sesiones como De mujeres y monstruos, lo femenino y lo gótico en la literatura inglesa del siglo XIX y Mujeres científicas, ¿conoces alguna? En la Academia Malagueña de Ciencias se debatirá sobre el estado de salud de los malagueños, y en el Museo de Málaga se desarrollarán talleres sobre el reciclaje de los materiales más diversos y una interesante introducción al cuidado preventivo del patrimonio histórico, con la colección arqueológica del centro como objeto de estudio. Los malagueños podrán hablar de tú a Michael Faraday, conocer la aplicación de componentes fotónicos en los sistemas de comunicación, dilucidar los alcances del método científico, saber qué diantre es una ciudad inteligente y, en fin, admirar y disfrutar el patrimonio que constituyen la ciencia y su aplicación. Todos están invitados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios