Cultura

Un final feliz para la lamentable historia del Auditorio

  • Documentos técnicos justifican la necesidad de esta infraestructura

Plataforma de entidades culturales con el proyecto que presentaron a las administraciones en julio. Plataforma de entidades culturales con el proyecto que presentaron a las administraciones en julio.

Plataforma de entidades culturales con el proyecto que presentaron a las administraciones en julio. / m. h.

Comentarios 1

La historia del proyecto del Auditorio de la Música de Málaga es una historia desgraciada, triste y lamentable, que surge en el año 1991 por iniciativa del alcalde Pedro Aparicio y que ha transitado entre crisis económicas (de 1993 y de 2008) y sufrido la incapacidad de los poderes públicos para acometer proyectos coparticipados. Los ciudadanos malagueños estamos dispuestos, comprometidos, en poner punto final a esta historia, con un momento feliz, el de disfrutar en el Auditorio, en las mejores condiciones acústicas y de confort, de la interpretaciones y las escuchas de las buenas músicas, de todas las músicas, de las músicas que nos gustan.

Desde todos poderes públicos se conoce la necesidad de dotar a Málaga de un auditorio de la música y conocen el deseo de la ciudadanía de contar con él, como un espacio público donde darse cita para celebrar los grandes acontecimientos de la ciudad y done disfrutar y compartir las creaciones escénicas-musicales del más alto nivel artístico. Existen documentos técnicos de todo tipo que justifican la necesidad de dotar a Málaga de un Auditorio de la Música: económicos, del turismo, del urbanismo, sociales y culturales. Documentos que conocen las diferentes administraciones públicas. La ciudadanía malagueña ha decidido alzar la voz y manifestar con insistencia su deseo de que Málaga disponga de un Auditorio de la Música, de todas las músicas, y así se lo vamos a recordar permanentemente hasta que este sueño ciudadano se haga realidad.

Se acomenten inversiones públicas por nadie demandadas y se ignoran las demandadas

La crisis económica de 2008, que justificó en su día la liquidación del Auditorio por parte del Gobierno Central, en junio de 2013, ya está superada. Esta noticia nos la cuentan los diferentes políticos desde todas las instancias de poder público. Las diferentes administraciones públicas del Estado (Administración Central, Junta de Andalucía, Diputación Provincial de Málaga y Ayuntamiento de Málaga) consignan en sus presupuesto de 2018 partidas económicas para inversiones.

Los ciudadanos nos preguntamos cómo se acometen inversiones públicas por nadie demandadas y se ignoran las demandadas por la ciudadanía. Málaga es una ciudad con una gran vitalidad en la actividad musical. Música sinfónica, jazz, lírica, pop, flamenco, teatro musical, coral, etc., todas ellas tienen presencia en la oferta musical de la Ciudad. Cierto que el Teatro Cervantes y la Orquesta Filarmónica de Málaga hacen una apuesta decidida en un espacio acústico que tiene muchas dificultades para interpretar y disfrutar de la escucha de la música. Otras músicas buscan por la ciudad espacios para sus actuaciones, a fin de poder ofrecer sus conciertos en las mejores condiciones para disfrute de los aficionados que les siguen. Los grandes espectáculos escénicos-musicales que giran por el mundo no pisan Málaga, porque la ciudad no tiene un espacio escénico para darles cabida. Esto es lo que hay, de momento, en Málaga, "capital cultural destino turístico internacional".

La dotación de un equipamiento cultural de las características del proyectado Auditorio de la Música, de Málaga, propiciará el desarrollo de actitudes ciudadanas más creativas y emprendedoras, la cohesión y la integración social y mayor desarrollo económico, con un posicionamiento contundente de Málaga como destino de turismo cultural internacional. Es indudable que el Auditorio de la Música se constituiría en el gran referente de las artes escénico-musicales, impulsando los proyectos musicales que surjan desde las vocaciones más jóvenes, neo profesionales y profesionales de artistas y agrupaciones musicales. Málaga dispondría de un Auditorio para ofrecer, en las mejores condiciones acústicas y de confort, la interpretación y la escucha de las buenas músicas.

Esta reclamación ciudadana se hizo llegar, en acto público, el pasado día 17 de julio, a los responsables políticos que nos gobiernan: el ministro de Cultura y Deporte, el alcalde de Málaga, el consejero de Cultura de la Junta de Andalucía y el presidente de la Diputación Provincial de Málaga, emplazándolos a "la creación de un ente jurídico que lleve a cabo la construcción y posterior gestión y mantenimiento del futuro Auditorio de la Música, de Málaga; ente jurídico formado por el Ministerio de Cultura y Deporte, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, la Diputación Provincial de Málaga y el Ayuntamiento de Málaga".

Esperamos, de la coherencia, sensibilidad y racionalidad de los políticos que nos gobiernan, una repuesta positiva a esta reclamación ciudadana. Quedamos emplazados a, superados los meses del verano, conocer la respuesta a nuestra solicitud.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios