Cultura

La financiación del aparcamiento del Auditorio enfrenta al consorcio

  • El Ayuntamiento pretende integrar el coste de dos parkings y sus accesos en el presupuesto del proyecto, algo a lo que el Ministerio de Cultura no está dispuesto

El lento avance del proyecto de la construcción del Auditorio de Málaga presenta en su desarrollo próximo ciertas lagunas que actualmente sirven de motivo de discrepancia entre algunos de los miembros del consorcio (integrado por el Ayuntamiento, la Junta de Andalucía, el Ministerio de Fomento y el Ministerio de Cultura) y que podrían retrasar en el futuro la ya de por sí aletargada iniciativa. El pasado lunes, la reunión en la capital malagueña de las instituciones que constituyen el consorcio se saldó con la presentación del informe elaborado por los técnicos del mismo sobre los últimos puntos a resolver antes de la aprobación definitiva del proyecto básico, que a su vez fue presentado por Federico Soriano y Agustín Benedicto, arquitectos ganadores del concurso de ideas, el pasado febrero. En su mayoría, estas alegaciones, en un proceso habitual dentro de un proyecto de estas características, se refieren a elementos estructurales relacionados con la audición y visibilidad por parte del público de los futuros espectáculos, que habrán de ser solucionadas por el equipo de arquitectos antes de finales del próximo mes de septiembre, plazo establecido por el consorcio para la nueva presentación del proyecto básico con los correspondientes retoques. Sin embargo, en la misma reunión salió a relucir un asunto aún no resuelto que puede convertirse en serio problema: la financiación de un aparcamiento subterráneo de una planta bajo el mismo edificio con capacidad para 535 vehículos, además de otro de capacidad similar que irá en la superficie, al aire libre. Ambos forman parte del proyecto básico.

Fuentes cercanas al consorcio apuntaron que el Ayuntamiento pretende incluir la financiación tanto de los aparcamientos como de los accesos desde el Paseo Marítimo Antonio Machado en el presupuesto del proyecto, algo a lo que el Instituto de Artes Escénicas y de la Música (Inaem), que representa al Ministerio de Cultura en el consorcio, no está dispuesto. La situación, puesta de manifiesto en la reunión del lunes, es similar a la que se dio en torno a la conversión del Palacio de la Aduana en el Museo de Málaga, cuando el Ayuntamiento condicionó la emisión de la licencia de obras al Ministerio a la urbanización del entorno del inmueble. En aquella ocasión, el retraso se contabilizó por más de un año. Lo que pueda resultar en cuanto al Auditorio, todavía es un misterio.

El delegado provincial de la Consejería de Cultura, Manuel Jesús García Martín, quitó ayer importancia a este asunto y explicó que la financiación del aparcamiento se contempla "como una pieza ejecutable aparte" todavía no resuelta, "aunque se plantean numerosas posibilidades, desde la asimilación por parte del consorcio hasta la cesión a una entidad concesionaria". Pero lo cierto es que el proyecto presenta una intervención cara que apenas ha sufrido modificaciones en el último informe del consorcio (se han ampliado unas cuantas plazas) sin haber planteado cómo se va a financiar, lo que, además de retrasos, puede elevar el presupuesto previsto para el Auditorio (54 millones de euros) más de lo deseable. Si este aspecto no se resuelve a tiempo, la inauguración prometida para 2012 irá ya mucho más allá de la quimera.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios