Cultura y ocio

Las hadas madrinas de los Addams

  • Para montar el escenario han hecho falta más de 40 técnicos, entre personal del Teatro Cervantes y exteriores

  • Cosa, la mano, también tiene protagonismo en la obra

Técnicos montando el escenario de 'La Familia Addams' en el Teatro Cervantes. Técnicos montando el escenario de 'La Familia Addams' en el Teatro Cervantes.

Técnicos montando el escenario de 'La Familia Addams' en el Teatro Cervantes. / M.H.

El mundo del teatro es fantasía y color. Frenesí, nervios, sudores. Pero el teatro también son esas hadas madrinas que lo hacen todo posible; los encargados de vestuario, siempre ahí para un zurcido, los de sonido, atentos a más de una veintena de micrófonos trabajando al unísono, cámara, técnicos que montan y desmontan el teatro para que la magia se vea frente al espectador.

La Familia Addams la forman las más de veinticinco personas que constituyen el elenco de actores, pero también los más de 40 técnicos (un equipo formado por los técnicos de la compañía, unidos a los del teatro más externos) que durante dos días y medio seguidos, durante 24 horas, han dado forma y color al escenario del Teatro Cervantes de Málaga. Los técnicos mueven pesados decorados con una organización milimétrica. Gritos por allí, instrucciones por allá.

Para dar vida a este espectáculo han hecho falta cuatro tráilers, uno de ellos solo para transportar la iluminación. Otro para la maquinaria y más de medio para los ropajes, que no sólo se conforma con todos los actores. Las baldosas las lleva la compañía, que lo pone en cada teatro que visitan. Hasta la característica mano de esta loca familia "es una más", confiesa el gerente en gira del espectáculo, Luis Sala, "el cómo se hace es secreto".

Cada actor tiene covers, dos sustitutos por si todo falla. "Todo está triplicado a medida de cada actor", explica Sigrid Márquez, la encargada del vestuario. Ella es la que se encarga de teñir, arreglar, pintar y mantener cada prenda. Como curiosidad, en uno de los vestidos de Morticia, con delicadas terminaciones de crochet "tiene que ir cosido" para que no se enganche con Gómez al bailar.

Es en estos días cuando se hacen al teatro. A sus espacios y recovecos, para ver dónde poner la ubicación estratégica de cambio de vestuario que a veces se produce "con pocos segundos de margen". "Los ancestros tienen hasta cuatro capas de ropa, contando pololos y faldas; los actores tres pares de calcetines", explica Sigrid, por suerte Miércoles "está más fresquita" sin tantos cambios de vestuario, al tener uno más sencillo. Otro secreto del teatro; usan postizos. Caderas, trasero, busto. Todo para ajustarse al personaje. El espectáculo cuenta con orquesta, pero está escondida en el foso por asuntos técnicos. Eso sí, pondrán pantallas para que el espectador pueda verlos tocar en directo.

Los actores vienen el mismo día de la función, para hacerse al teatro, sus baldosas, sus espacios. Conocerlo y hacerse uno con él. La araña de La Familia Addams ya está a la espera en la fachada del Teatro Cervantes para ver como los espectadores vienen hoy a ver la función. Morticia (Carmen Conesa), Gómez (Xavi Mira), Miércoles (Lydia Fairén), Tío Fétido (Frank Capdet), Pugsley (Alejandro Mesa), Abuela (Meritxell Duró), Lurch (Javier Canales) y la malagueña Carmen Soler como una de los ancestros, entre otros actores de la función, estarán hasta el 5 de agosto con pases programados de martes a domingo (dobles funciones los viernes y sábados). Constituye así 31 funciones del musical de Broadway. Los precios rondan entre 18 y 60 euros, sin contar los descuentos que se realizan con la muestra en taquilla de un 40% de la Tarjeta Joven. Tambien tienen descuentos aquellos que ofrezan la Tarjeta 50%, aplicable a desempleados, pensionistas y jubilados, personas con diversidad funcional (+65%). Los colegios y conservatorios también poseen un 50% de descuento, Los Amigos del Teatro Cervantes un 20% y las Asociaciones culturales un 20%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios