Cultura

Un libro recuerda la censura del franquismo en el pop rock

  • 'Veneno en dosis camufladas', de Xavier Valiño, repasa discos de bandas legendarias

En 1972, uno de los censores que vigilaba la música pop rock definió sus dudas sobre un puñado de canciones con la sentencia "veneno en dosis camufladas", frase que hoy da título a un libro pionero sobre este desconocido entramado. The Rolling Stones, Bob Dylan, David Bowie, The Who, Eric Clapton, la Velvet Underground o Los Brincos son algunos de los casos recogidos en este volumen, fruto de diez años de investigación entre miles de documentos del Archivo General de la Administración de Alcalá de Henares.

"Tenía discos que sabía que habían salido distintos en España, pero desconocía si era censura y quería probar qué había ocurrido. Además era un terreno poco explorado", explica su autor, Xavier Valiño. Las carátulas de los discos, los títulos y las letras sufrieron modificaciones por el dictamen de un reducido grupo de censores literarios que, por las tardes y como complemento a sus sueldos, vigilaban un pujante mundo.

Se controlaban las alusiones a la homosexualidad, las palabras malsonantes, los cuerpos desnudos o ligeros de ropa, las actividades indecorosas, las canciones subversivas, las drogas o las referencias a los marginados, con unos comentarios que nos devuelven con perplejidad a nuestro pasado. "No tenían instrucciones. Trataban de intuir lo que el régimen quería de ellos, y les preocupaba sobre todo que algo se les escapara", como refleja la frase que da título al libro, prosigue este investigador, que contactó con uno de estos censores que caían en incongruencias al descifrar el código del pop-rock, que desconocían.

Así, un caso paradigmático es el primer disco doble de la historia, Blonde on Blonde de Bob Dylan (1966), que en España sufrió la censura de tres canciones por posibles referencias homosexuales de las letras, nada más lejos de la intención del cantante, asegura Valiño. El autor escogió para la portada del libro otro caso único: Sticky Fingers de The Rolling Stones. La fotografía mostraba la entrepierna de un pantalón vaquero con una cremallera, pero ante la negativa de la censura, se hizo una nueva para la edición en España "bastante macabra" y hoy muy solicitada por los coleccionistas: unos dedos saliendo de un bote con un líquido pringoso.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios