Cultura

La maestría escultórica de Gargallo se instala en el Museo del Patrimonio

  • Las obras de ampliación en el espacio zaragozano que alberga la colección del artista han hecho posible la itinerancia de estas piezas · 61 esculturas, 35 dibujos y 6 cartones componen el recorrido

El escultor Pablo Gargallo nació el mismo año que Picasso, en 1881. También inició su formación en Barcelona, donde coincidió con el malagueño, y terminó su trayectoria creativa en París, como la mayoría de los artífices de la vanguardia. Una bronconeumonía acabó con su vida prematuramente en 1934. Pero antes del trágico desenlace, Gargallo supo ser un investigador de materiales y formas que desembocaron en la creación de un lenguaje propio en el que el vacío y la ausencia de lo innecesario tuvieron mucho que decir. Ahora, el público malagueño tiene una oportunidad única para conocer de primera mano a este artista. Una selección de los fondos de su museo en Zaragoza se ha instalado hasta el 23 de noviembre en el Museo del Patrimonio Municipal.

En unos pasillos laberínticos, los primeros dibujos inician también el viaje que propone Gargallo. Obras maestras del Museo Pablo Gargallo. Un total de 61 esculturas, 35 dibujos y 6 cartones componen la exposición que ha sido posible gracias al cierre temporal del centro zaragozano, que está inmerso en trabajos de ampliación y renovación. La Obra Social La Caixa y el Ayuntamiento de Zaragoza se dieron la mayo hace casi año y medio para comenzar una itinerancia que ya les ha llevado por Salamanca, Santander, La Coruña, Las Palmas, San Cristóbal de La Laguna y Zaragoza.

"Ésta es una de las exposiciones que van a ser recordadas", consideró el alcalde de Málaga Francisco de la Torre en la presentación de la muestra. "Gargallo abordó con gran acierto todo tipo de técnicas dentro de la escultura y ahora los interesados van a tener más de un mes para profundizar en la obra de un escultor de referencia en los años 20", añadió el regidor municipal.

Rafael Ordóñez, jefe del Servicio de Cultura del Consistorio zaragozano y comisario de la exposición, explicó que la misma se divide en siete ámbitos. En 1903 el artista fue becado para estudiar en París y cuando volvió a Barcelona, comenzó su carrera como profesional independiente. A partir de 1907 inicia un firme proceso de renovación de su escultura, que ya manifiesta dos tendencias fundamentales: una de sobrio carácter clasicista, moderna y sintética, y otra más innovadora y personal. "Utiliza el plomo, el cobre, el hierro, ensaya el uso de materiales inusuales en ese momento para la escultura", dijo el comisario. "Gargallo comienza a invertir los volúmenes y simultáneamente hace esculturas clasicistas", amplió Rafael Ordóñez, que también defendió su condición de escultor figurativo.

El capítulo titulado Primera época del cobre reúne la producción de la década de los años diez, cuando realiza máscaras y cabezas en chapa metálica. Entre 1920 y 1923, Gargallo incorpora la chapa de plomo a la construcción de sus piezas. Pero antes de instalarse definitivamente en París, el artista comenzó la segunda época del cobre y avanzó en la otra tendencia de su trabajo escultórico, la representación clasicista y rigurosamente moderna de la figura humana. La muestra también recorre sus Monumentos públicos y termina con la Época del hierro, de la que se muestran piezas significativas como Homenaje a Chagall y Gran profeta.

Un 60% del Museo Pablo Gargallo (colección de 182 obras) se muestra en Málaga como el cierre de esa itinerancia que comenzó en 2007. En primavera del próximo año las piezas volverán a su lugar de origen. "La intención de esta exposición es muy clara, ofrecer una representación lo más precisa posible de las distintas propuestas del escultor", concluyó Rafael Ordóñez, que quiso resaltar la labor del artista como puente entre los escultores del XIX y las vanguardias que se desarrollaron tras la Segunda Guerra Mundial.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios