Museos en Málaga

Los museos de Málaga pierden entre un 64% y un 93% de visitantes desde su reapertura respecto a 2019

  • La Casa Natal de Picasso es el espacio más afectado por la crisis del coronavirus en un paisaje que se corresponde con la excesiva dependencia del turismo

  • El Museo Picasso Málaga rehúsa hacer públicos sus datos "por el momento"

El Centro Pompidou Málaga, en una imagen del pasado 26 de mayo, cuando reabrió sus puertas tras el cierre forzoso por el coronavirus. El Centro Pompidou Málaga, en una imagen del pasado 26 de mayo, cuando reabrió sus puertas tras el cierre forzoso por el coronavirus.

El Centro Pompidou Málaga, en una imagen del pasado 26 de mayo, cuando reabrió sus puertas tras el cierre forzoso por el coronavirus. / Javier Albiñana (Málaga)

Todo apuntaba a que la recuperación de los niveles previos a la crisis del coronavirus iba a exigir tiempo, esfuerzo y mucha paciencia, y ahora las cifras vienen a confirmarlo. El pasado 26 de mayo, tras el cierre decretado en marzo por la epidemia del coronavirus, los museos de Málaga volvieron a abrir sus puertas de manera unitaria, en virtud de estrategia dirigida a llamar la atención de sus potenciales visitantes: los que correspondían al público local, en exclusiva, dada la ausencia de turistas. Lo hicieron con nuevas propuestas o, en todo caso, con exposiciones que habían tenido su inauguración muy poco antes de la clausura; en cualquier caso, con argumentos suficientes para resultar atractivos. Además, en un órdago pionero a nivel nacional, los museos de la ciudad fueron los primeros en poner a prueba las extraordinarias medidas de seguridad dirigidas al mantenimiento de la distancia de seguridad, el descarte de cualquier aglomeración, la instalación de dispensadores de gel hidroalcohólico e incluso la toma de temperatura de cada visitante. Aunque en un contexto de absoluta desorientación la medida pudiera parecer precipitada, lo que sí estaba claro es que los museos tendrían que abrir sus puertas más tarde o más temprano, por mucho que la vuelta a la normalidad prometiese ser lenta y tediosa. Y así lo hicieron. Ahora, el balance de las visitas contabilizadas desde el mismo 26 de mayo revela pérdidas abultadas respecto al mismo periodo del año pasado. En los museos municipales, que han sido los primeros en aportar los datos, los mismos cifran esta caída entre un 64% y un 93% menos que en 2019.

'El cine mudo en Rusia', exposición temporal del Museo Ruso. 'El cine mudo en Rusia', exposición temporal del Museo Ruso.

'El cine mudo en Rusia', exposición temporal del Museo Ruso. / Javier Albiñana (Málaga)

Así, la Agencia municipal para la gestión de la Casa Natal de Picasso y otros espacios museísticos aportó a Málaga Hoy los datos referentes a los tres museos adscritos a la misma con este resultado: desde el 26 de mayo al 5 de julio, el Centro Pompidou Málaga recibió 3.374 visitas, un 79.99% menos que en 2019 (cuando se contabilizaron 16.861 visitas en el mismo periodo); el Museo Ruso recibió durante el mismo periodo 2.859 visitas, un 64,63% menos que el año pasado (con 8.083 visitantes en el mismo periodo de 2019) y la Casa Natal recibió por su parte 839 visitas, un 93,19% menos que en 2019 (cuando se registraron 12.319 durante el mismo periodo). Fuera de los centros de gestión estrictamente municipal, desde el Museo Carmen Thyssen Málaga, cuyo órgano rector es la Fundación Palacio de Villalón, en la que participa el Ayuntamiento, informaron de que desde que el centro reabriera sus puertas el 26 de mayo hasta el pasado 14 de julio el recuento de visitantes es de 5.485, cifra que "se queda a un un 33% de su media histórica" según precisaron fuentes de la pinacoteca. Desde el CAC Málaga, centro de gestión privada y titularidad municipal, apuntaron un cómputo total de visitantes desde el 26 de mayo hasta el 1 de julio de 3.143, 2.946 en la sede central del CAC y 197 en las salas de La Coracha; en comparación con la media del año pasado, este balance representa una pérdida del 31% de afluencia. El Museo Picasso Málaga, cuya Fundación está integrada por la familia Ruiz-Picasso y la Junta de Andalucía, y a cuyos responsables también solicitó este periódico sus últimos datos de afluencia, rehusó hacerlos públicos "de momento". El Museo de Málaga, por último, aplazó su reapertura hasta el pasado 23 de junio, por lo que es pronto aún para hacer los balances correspondientes. 

El registro de visitantes del Museo Carmen Thyssen desde el 26 de mayo se queda a un 33% de la media histórica del centro

Cabe recordar que el Centro Pompidou Málaga inauguró su nueva colección semipermanente, De Miró a Barceló. Un siglo de arte español, pocos días antes de la obligada clausura en marzo, por lo que la misma (y harto recomendable) colección entrañó su principal atractivo el 26 de mayo. Al Museo Ruso el Estado de Alarma le coincidió con la renovación completa de su oferta expositiva: el 26 de mayo reabrió sus puertas con la inauguración de dos exposiciones temporales que debían haber visto la luz en marzo, Rompiendo el silencio. El cine mudo en Rusia y Andrèi Tarkovski. Maestro del espacio, y el 23 de junio abrió al público las puertas de su nueva colección anual, Realismo: pasado y presente. Arte y verdad. Por su parte, la Casa Natal de Picasso mantiene la exposición inaugurada en febrero que podrá verse hasta el 4 de octubre, Trozo de piel. Cela-Picasso, pasiones compartidas. El Museo Carmen Thyssen reabrió con su colección permanente y su exposición circense de Toulouse-Lautrec, mientras que el próximo día 28 inaugurará su nueva exposición temporal, Máscaras. Metamorfosis de la identidad moderna

En lo que se refiere a los museos municipales, los datos confirman lo que los balances venían revelando cada año: la fuerte dependencia que acusan estos espacios respecto al turismo. De hecho, el dato más favorable que corresponde al Museo Ruso tiene que ver con una mayor presencia del público local, una cuestión en la que el centro de Tabacalera partía con cierta ventaja dada su ubicación descentralizada. De cualquier forma, más allá de la dependencia turística, estos balances incipientes también dan buena cuenta de las reservas que el público potencial mantiene a la hora de meterse en un museo. Los museos de la ciudad trabajan para contrarrestar estas reservas con puertas abiertas y acceso gratuito para el público local, actividades extraordinarias, conciertos y otros atractivos. Mientras tanto, el debate en torno a la posibilidad de un cambio de modelo menos inclinado al turismo y más dirigido al público local sigue abierto. Y, al cabo, nunca ha sido tan urgente. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios