Jornada de fuertes descensos en los principales índices mundiales, que reflejan el deterioro del sentimiento de los inversores ante las crecientes incertidumbres.

Esta semana el foco de atención estará en la reunión de la Fed, en la que se espera una nueva subida de los tipos de 50 puntos básicos (hasta el rango 1,25% - 1,50%), y en los mensajes de su presidente, Jerome Powell, para intentar calibrar si la autoridad monetaria podría realizar subidas de 75 pb en su próxima reunión de julio.

Además del repunte de la inflación en EEUU a máximos de los últimos 40 años y de los mensajes más restrictivos del BCE, también aumentan los temores a nuevos confinamientos en China, como el impuesto a un distrito de Shanghái, que podrían profundizar el deterioro de las perspectivas económicas y los cuellos de botella de las cadenas de suministro, lo que tendría nuevas implicaciones negativas sobre la inflación y el crecimiento global.

Junto a la evolución de la guerra en Ucrania, preocupa el resultado de la primera vuelta de las elecciones legislativas en Francia, al producirse un empate técnico entre la coalición de partidos de izquierdas liderada por el candidato Jean-Luc Mélenchon y la República en Marcha, el partido del presidente Emmanuel Macron, que podría introducir nuevos riesgos a la economía francesa.

Los principales índices asiáticos sufrieron fuertes caídas, que se repiten en Europa.El Íbex 35 cerró por debajo de 8.500 puntos (-2,47%). Fueron especialmente castigados valores como Meliá (-8,76%), Pharma Mar (-7,38%) y Cellnex (-6,31%).

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios