Jornada de caídas en los principales índices de renta variable en Europa. Tras los significativos descensos del martes una vez conocido el dato de inflación de agosto de EEUU, la ralentización que los mercados esperaban en la política de endurecimiento monetario de la Fed se ha descartado, y los inversores descuentan ahora una hoja de ruta más hawkish.

En el plano macroeconómico, la atención se centró ayer en las solicitudes semanales de prestaciones de desempleo en EEUU, que disminuyeron por quinta semana consecutiva. En concreto, entre el 3 y el 10 de septiembre se contabilizaron 213.000 nuevas solicitudes de prestaciones de desempleo, 5.000 menos que la semana anterior y por debajo de lo estimado por el consenso de mercado de 226.000.

En Asia-Pacífico, los principales índices mostraron un comportamiento dispar, en un contexto en el que la Administración Biden está considerando aprobar nuevas sanciones contra China con el objetivo de evitar que la potencia asiática decida una posible invasión de Taiwán. Destacó la caída de un 1,16% del Shanghai Composite.

En Europa, el Eurostoxx 50 perdió un 0,72%, y continúa con la tendencia a la baja de esta semana. En España, el Íbex 35 cerró por encima de 8.000 puntos tras avanzar un 0,37%, impulsado por la banca. Entre sus componentes, las mayores revalorizaciones se situaron en Caixabank (+5,78%), Sabadell (+4,90%) y Bankinter (+4,40%). En contraste, las mayores caídas se registraron en Repsol (-4,05%), Indra (-3,45%) y Inditex (-1,58%).

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios