Novedades 'Málaga Hoy' estrena canal en WhatsApp, síguenos

Farola Estos son los dos nuevos Pueblos Mágicos de la provincia de Málaga

Análisis

pepe monforte

Juanma Moreno o el shangüi de pavo

Los partidos políticos nunca dicen en sus programas electorales sus propuestas en materia de desayunos. No sabemos si el PSOE es de manteca colorá, si el PP es de jamón atocinado o si Ciudadanos es de aguacate… O ni eso siquiera, porque los pobres míos van camino de no tomar ni café descafeinado con sacarina en estas elecciones. Los líderes en sus mítines no dicen "hoy he desayunao un mollete de Marchena y desde entonces veo la vida más almohadillada". No hay mensaje desayunítisco en la política andaluza. No sabemos si nuestros líderes son de carne mechá o de brunch, si comen pan integral o incluso alguno confiesa que le pega al Pan Bimbo… que hay gente pa tó. ¿Es Teresa Rodríguez de menta poleo? ¿Olona la Molona toma kiwi porque el color le recuerda al uniforme de la Guardia Civil?

Por eso solo nos queda imaginar… imaginar que desayuna cada candidato en función de su discurso. Lo nuestro son retratos a café bebío, rapidito que se enfría.

A Juanma Moreno siempre le he visto cierta cara de los que vendían los pisos de Tecnocasa. Esos que iban siempre con una chaqueta azul marino un pelín ajustá y una corbata verde, color como de logotipo de Mercadona.

Siempre me lo he imaginado llamando a tu puerta, como aquellos de Avon, diciéndote si quiere un pisito… Y no le ha ido mal en lo de vender porque las encuestas apuntan a que Juanma, así como con disimulo, nos ha vendío bien la casa… y hasta con garaje. Admiro su forma de abrocharse y desabrocharse la chaqueta… como se pone la mano a la altura del botón como si se fuera a arrancarse por Julio Iglesias.

No veo yo a Juanma reuniéndose con los consejeros con un lamparón de pringá de la berza en la chaqueta. Desayunísticamente hablando, le veo de pan de shangüi sin corteza y sin tostá, con choped de pavo… y hasta puede que los domingos pida aguacate para acompañar. Lo veo de zumo de piña, o de melocotón con un cubito de hielo. Lo veo de café, con poquita leche y medio terroncito de azúcar. Es de los que no hacen ruido moviendo la cucharilla, pero logra repartir bien el azúcar. Lo veo soplando para que se enfríe y abrochándose el botón de la chaqueta para cada sorbo.

De hecho nueve de cada diez andaluces, según una encuesta del CIS, no querrían trabajar de ojal de chaqueta de Juanma Moreno… porque eso tiene que causar una jartá de estrés.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios