Ligeras variaciones ayer en las bolsas europeas en una jornada con escasos datos macroeconómicos y en la que los resultados del segundo trimestre publicados el día anterior por Nvidia superaron las expectativas del consenso de analistas y determinaron la evolución de la renta variable.

Así, la presentación de los resultados de Nvidia mostró que sus ingresos se duplicaron respecto al mismo periodo del año anterior ante el aumento de la demanda de los chips necesarios para entrenar los últimos modelos de inteligencia artificial, reportando unas ventas de 13.510 millones de $, por encima de lo estimado por el consenso de analistas de 11.150 millones de dólares. Además, el fabricante de semiconductores actualizó su outlook para el tercer trimestre, proyectando unos ingresos de 16.000 millones de dólares. Unos resultados que, no obstante, no impulsaron a los sectores relacionados con la inteligencia artificial, semiconductores o chips de manera homogénea. Así, mientras la cotización de TSMC, mayor fabricante de semiconductores del mundo, repuntó más de un 2,0%, el fabricante holandés ASML registró una acusada caída.

Todo ello con la mirada puesta en el simposio anual de banqueros centrales de Jackson Hole. A la espera de la comparecencia de hoy del presidente de la Fed, Jerome Powell, los inversores esperan que señale la voluntad de la autoridad monetaria de mantener los tipos en niveles restrictivos durante un prolongado período de tiempo. De esta manera, el sector bancario registró los mayores avances, permitiendo al Íbex 35 cerrar, junto al FTSE 100 británico, en verde.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios