La jornada estuvo marcada por la cautela, a falta de tres días para finalizar este año 2022 caracterizado por muchos focos de incertidumbre.

Las noticias de esta semana sobre la reapertura de China han contribuido a mejorar ligeramente el sentimiento del mercado, si bien el deterioro de la situación epidemiológica sigue condicionando a la baja sus perspectivas de crecimiento de los próximos meses. Algunos países como Japón o Malasia están adoptando medidas para evaluar o restringir la entrada de viajeros procedentes de China ante la próxima reapertura de sus fronteras en enero.

Las precauciones no se limitan únicamente a Asia. En Italia, las autoridades sanitarias de Milán han ordenado pruebas obligatorias para todos los vuelos de China tras el elevado número de casos positivos en dos viajes procedentes de Beijing y de Shanghái, y EEUU podría estar considerando nuevas medidas.

Esta situación se vio reflejada nuevamente en el signo bajista de las bolsas de la región Asia-Pacífico, destacando China, Japón y Corea del Sur. La principal excepción fue el Hang Seng de Hong Kong, que subió apoyado por la noticia de la eliminación de algunas de sus últimas medidas contra el covid-19 como los controles de vacunación y las pruebas para los viajeros.

En Europa contrastó la subida del FTSE 100 británico en su reapertura tras el periodo festivo frente a las caídas de la principales bolsas de la Eurozona. El Eurostoxx 50 perdió un 0,63%, y el Íbex 35 español un 0,14%.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios