Análisis

setefilla r. Madrigal

Unidas Tuiteamos

La gente es muy cabrona". Esto es lo que escribía hace unos días Pablo Iglesias en su cuenta de Twitter. Se refería a uno de los memes más divertidos que circulan por internet sobre su llegada a la Moncloa, mientras porta por primera vez la cartera de vicepresidente. El meme, que les aconsejo que vean, es un montaje de varios cortes de imágenes en las que se le ve en su mini trayecto hasta llegar a la escalera del edificio y que están acompañadas con la cabecera musical de El Príncipe de Bel Air.

Noes la primera vez que el líder de Unidas Podemos comparte una de las divertidas imágenes o videos que circulan sobre él en la red. De hecho, una de las razones que hizo triunfar al primigenio movimiento 15M, que asentó las bases del actual partido que Iglesias lidera, era su naturalidad en el terreno virtual. Un grupo de politólogos y profesores universitarios supieron ver en las redes sociales y, más concretamente en Twitter, una gran plataforma con la que mimetizarse con el pueblo y defender lo que les interesaba en aquellos meses de 2011 y posteriores. Usaron los mismos canales y formas de expresión. Parte de su éxito se cimentó ahí: en el uso de una buena comunicación online que se ha vuelto esencial en la política actual.

El ciudadano es consciente del político que le representa gracias a esos breves mensajes. También con el uso de las formas más pulcras o de gifs y emoticonos, que ya son comunicación en sí mismos. Esto es justo lo que les falta a los partidos de siempre, denominados por Podemos como la casta. Dejan sus perfiles en manos de asesores que no personalizan sus mensajes en las redes. Pero el usuario sabe quién está detrás de qué en base al tono que lee y escucha.

Algo que también es perceptible en la verborrea directa de Santiago Abascal, que con la misma técnica se ha ganado un hueco en el Congreso. Recuerdo la primera vez que usé un gif en una cuenta corporativa: "¿Quién ha sido?", preguntó un compañero con cierto estupor y cara de 'la que te va a caer'. Aquella empresa quería dar sensación de frescura, cercanía, innovación. O eso me dijeron. Les costó hacerse a la utilización de imágenes en movimiento como respuesta a nuestros usuarios o como ilustración de nuestras informaciones más relevantes. Con el tiempo fue acogido por todos. Hace unos días he visitado esa cuenta y siguen haciéndolo. Algo que me alegra enormemente.

La comunicación evoluciona y el humor también. No hay nada mejor que sentir que aquel que defenderá tus intereses vive en la misma realidad que tú. La realidad digital, la realidad instantánea, la realidad que nos define y que debemos conocer para mejorar. Al margen de los colores políticos o de las ideologías.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios