Jornada de tono mixto en los principales índices de renta variable de Europa y EEUU. Por otro lado, las subidas en los precios del petróleo se frenaron ayer, a pesar del anuncio de un nuevo recorte de producción por parte de la OPEP. Esto podría reavivar los temores de inflación y, por ende, alterar de nuevo la hoja de ruta de los bancos centrales a medida que el miedo a un contagio en el sector bancario se diluye. El mercado comienza ahora a reajustar sus expectativas sobre los próximos movimientos en política monetaria.

En sentido contrario, los datos macroeconómicos publicados en la última semana apoyarían una política monetaria menos hawkish. La Encuesta de Ofertas de Empleo y Rotación Laboral (JOLTS) mostró ayer unas débiles cifras de empleo que caen por segundo mes consecutivo y que son peores de lo que esperaba el consenso.

En el mercado de renta fija la jornada se desarrolló con variaciones moderadas en las Tires de los bonos soberanos. Una vez se van diluyendo los riesgos en el sector bancario, la narrativa del mercado apunta al debate entre crecimiento e inflación. Los bancos centrales tienen de nuevo el dilema de lograr el control de la inflación, amenazado por las nuevas subidas del petróleo, con unas referencias macroeconómicas más débiles de lo esperadas en las últimas semanas. En este sentido, existe una significativa discrepancia entre el mensaje de la Fed, que insiste en tasas elevadas durante un periodo prolongado de tiempo, y lo que descuenta la curva de los Fed funds rates desde hace tres semanas, según la cual los inversores esperarían un recorte de tipos a partir de septiembre.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios