Jornada de caídas en las principales bolsas tras los negativos datos macroeconómicos, a la espera de la reunión de mañana del BCE y de conocer el nivel de precios de mayo en EEUU.

Continúan actualizándose las previsiones de crecimiento; el Banco Mundial revisó el avance del PIB mundial en 2022 a un 2,9% anual frente al 4,1% estimado anteriormente y rebajó la tasa de crecimiento de la Eurozona a un 2,5% (frente al 4,2% anterior) y a un 2,5% en EEUU (3,7% anterior).

Unas perspectivas que tuvieron su reflejo en algunas referencias conocidas ayer, como los pedidos industriales de Alemania, que en abril caen un 2,7% mensual por la débil demanda externa, encadenando tres meses en negativo. La nota positiva se sitúa en España, al crecer en abril el Índice de Producción Industrial un 2,1% mensual, tras registrar un retroceso de un 2,0%. En este entorno, adquiere mayor relevancia la reunión del BCE, en la que se esperaba antes de conocerse los datos del IPC de mayo un aumento de 25 puntos básicos de los tipos de facilidad de depósito.

La evolución de la economía rusa hasta el momento no refleja el impacto de las sanciones económicas de los países aliados, una circunstancia que podría cambiar a corto plazo, como reflejaron las declaraciones de ayer del presidente Putin.

En Europa, el Eurostoxx 50 se dejó un 0,83%, y frena su tendencia alcista desde el 9 de mayo. El Íbex 35 (+0,06%), por su parte, vuelve a ser, junto al FTSE 100, el índice con mejor desempeño de las principales bolsas europeas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios