A la sombra de los olmos

José Martínez Olmos

pepemolmos@gmail.com

Bono cultural

El Gobierno acaba de anunciar la aprobación de un bono cultural de 400 euros para los jóvenes que cumplan 18 años en 2022, con el objetivo de incentivar el acceso a la cultura y, de paso, estimular económicamente al sector cultural que tanto impacto ha sufrido como consecuencia de la pandemia Covid-19.

La medida es muy oportuna porque vendrá a cubrir un vacío de las actuales políticas culturales y juveniles que ahora podrán beneficiarse de la estrategia general de la política económica española y europea de estimular el desarrollo de sectores estratégicos con más inversión pública. La cultura es un sector estratégico por muchos motivos: no sólo por su dimensión económica y de empleo, sino también porque con las aportaciones y enfoques relativos a los asuntos de la actualidad (muchas veces críticas), ayuda a que la ciudadanía pueda entender mejor la complejidad de dichos asuntos y pueda estar en las mejores condiciones para la participación y la exigencia de soluciones a los poderes públicos.

La verdad es que vamos tarde en comparación con otros países europeos que llevan ya algunos años con medidas como ésta y atesoran ya una experiencia de la que podemos beneficiarnos ahora y en el futuro. Apostar por la cultura y apostar por los jóvenes sólo debería encontrar apoyos y aplausos. Ello no obsta para que en el futuro pueda perfeccionarse e, incluso, ampliarse a otras edades y a otras actividades culturales que puedan añadirse a las que en esta primera ocasión se han decidido poner el foco. Pero lamentablemente, en lugar de buscar alternativas de mejora, algunas voces se centrar en descalificar la iniciativa por cualquier motivo: que por qué sólo a los que cumplen 18 años, que por qué no se incluye los espectáculos taurinos, que por qué solo 400 euros…

Cada quien es libre de situarse en el lugar que considere oportuno; yo prefiero ver el asunto con esa mirada más optimista del "vaso medio lleno" aplaudiendo la iniciativa y esperando que tras la correspondiente evaluación pueda mejorarse y ampliarse año a año.

Ya se sabe que en los tiempos que vivimos todo tiende a politizarse, por lo que cabe saber separar el grano de la paja. En este caso, creo que hay mucho grano y poca paja aunque algunos quieran hacernos ver lo contrario.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios