Su propio afán

Grandes privilegios

¿De qué va a firmar nadie una petición para que a usted (o a mí) nos quiten ni una multa, eh?

Mi apuesta es que Sánchez no concederá el indulto. Tengo muchas posibilidades de perderla, por supuesto, pero la sostengo, y creo que la petición de las 4.000 firmas contribuirá a que el indulto… no se conceda. Enseguida lo explico, pero quiero apartar de un manotazo el fantasma del wishful thinking o, dicho en cristiano, el pensamiento desiderativo. Yo estoy en contra del indulto, pero no es ese el motivo por el que pienso que Sánchez, que hace continuamente cientos de cosas con la que no estoy de acuerdo, no vaya a indultar a Griñán. Tampoco va a dejar de hacerlo por respeto a la división de poderes, sino porque no le conviene nada a él y a sus perspectivas electorales, que es su criterio de acción.

En este contexto, sale el manifiesto de los 4.000 firmantes, que todos consideran como un empujón a Sánchez para que conceda el indulto. Yo, además de que no creo que a él, tan chulito, le guste que le empujen, veo tres problemas de fondo. Cuatro mil pueden parecer muchísimos, pero son una gota en el océano del cuerpo electoral, que es el que cuenta. Además, hay un matiz decisivo. Son 4.000 personalidades, de modo que en el subconsciente colectivo cala aún más la idea, precisamente gracias a la petición, de que los poderosos están por encima del cumplimiento de la ley. ¿De qué va a firmar nadie una petición para que a usted (o a mí) nos quiten ni una multa, eh?

En segundo lugar, la petición de indulto es para Griñán, no para el resto de condenados. Se reincide en la sensación del privilegio, porque Griñán es el que ocupó los más altos puestos jerárquicos del PSOE. No sólo se atenta contra la igualdad entre todos los ciudadanos, sino que se visualiza la férrea jerarquía entre los privilegiados.

En tercer lugar, hay firmantes del PP en la petición. Esto es un regalo para Sánchez. Pero no tanto como para cubrir su responsabilidad política (y el consiguiente coste electoral) si concede el indulto. En cambio, si deja correr el tiempo sin hacer nada, lo que queda en primer plano es que gente del propio PP, que fue desbancado del gobierno por un caso mucho menor que los ERE, está también por correr un tupido velo. Queda un leve desgaste pepero que, sin ser para tirar cohetes, el ladino Sánchez no querrá desperdiciar.

Cuando Pedro Sánchez conceda el indulto a Griñán, si lo concede, reconoceré corriendo mi carencia de dotes proféticas o estratégicas; pero no de las razones de fondo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios