ÚLTIMA HORA Irán lanza un ataque contra Israel con "docenas de drones"

La proposición de ley para legitimar los regadíos ilegales del entorno de Doñana ha convulsionado el oasis andaluz del PP. La única explicación posible es que ni la flora, ni la fauna, ni las especies en peligro de extinción votan. Ni tampoco los cientos de especies de aves migratorias que encuentran en el parque el lugar idóneo para la cría y la invernada en sus viajes entre África y Europa. En cambio, el voto de las poblaciones agrícolas del condado onubense ayudaría al PP, aliado con Vox, a ganar su pulso electoral para conseguir desalojar al PSOE de la Diputación. Culpando a Pedro Sánchez y a los socialistas de los problemas de los indignados cultivadores que extraen agua ilegalmente de acuíferos sobreexplotados junto a la reserva de la biosfera. Teniendo en cuenta que el 28M en Andalucía sólo se celebran elecciones municipales, Moreno Bonilla necesita unos resultados que le permitan mantener su privilegiada posición entre los barones territoriales de su partido. La iniciativa, por todo ello, tiene un desvergonzado e irresponsable carácter populista.

Este grave asunto de las extracciones ilegales en el entorno de Doñana nos habla en realidad de las dificultades para abordar, con el necesario rigor, el combate contra el cambio climático. Que una ley que contribuye a la destrucción de un ecosistema privilegiado se apruebe por avaricia electoral, induce a pensar que los electores somos tan responsables como los gobiernos de la inacción ante nuestro mayor problema: el cambio climático y el progresivo deterioro de los ecosistemas. La grave situación a la que se ha llegado en Doñana es una responsabilidad compartida y no caben las simplificaciones propias de la polarización. Precisamente por eso, la peor solución es la proposición aprobada que, según el presidente del consejo de participación, Miguel Delibes, "no hace más que generar tensión, alimentar el conflicto y hacer juegos políticos…. una situación dramática como la que vivimos en Doñana y en los regadíos requiere tomarse las cosas en serio y agarrar el toro por los cuernos".

El moderado Juanma muestra su otra cara: si la crisis sanitaria y su apuesta por la sanidad privada han provocado protestas y movilizaciones, ahora se atreve a sacar adelante una proposición de ley en contra de la comunidad científica, de la Estación Biológica, de la UE, del gobierno de España, de las organizaciones medioambientales, de la Unesco...

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios