Luces y sombras

Los 'Lejanías' de Málaga

A Renfe debemos exigirle unos servicios a Fuengirola y Álora eficientes. Bastante castigo es que el tren no llegue a Marbella

Torremolinos, durísimo. Para bajar al tren hay que descender o subir cuarenta escalones, contados. Imagínate la gente que lleva maletas. Las máquinas no admiten billetes, con lo cual se forman largas colas ante la única taquilla que hay", me enviaba un mensaje esta semana un antiguo periodista de Televisión Española que eligió la localidad para su jubilación y que utiliza a menudo el servicio de Cercanías para desplazarse a la capital.

Más de 2.000 servicios se han suprimido en lo que va de año en los trayectos a Fuengirola y Álora, según el grupo municipal Adelante Málaga. Algunos sindicatos elevan esas estimaciones a 2.500. Casi un centenar en el paro durante el puente de agosto. Cuando ya eran apreciables los signos de recuperación del turismo. El PP ha aprovechado la oportunidad para denunciar que el Gobierno de Sánchez quiere desmantelar los Cercanías en España y ha empezado por los de la Costa del Sol. Los diagnósticos de trazo grueso restan credibilidad. Pero los populares aciertan al incidir en un problema que se cronifica, con la reducción o supresión sin previo aviso de frecuencias y continuos ajustes de horarios.

Hoy alzan la voz pero ayer callaban. Sólo hay que repasar las hemerotecas. Verano de 2017, con Rajoy al frente del Ejecutivo central y con un ministro de Fomento del PP. Más de un centenar de trenes cancelados por la supuesta falta de maquinistas. "Caos en el Cercanías más rentable", titulaban algunos medios nacionales críticos con el Gobierno. Izquierda Unida, entonces en la oposición, apreciaba un intento por degradar el servicio. ¡Qué coincidencia!

Lástima que no se escuchen ahora las quejas de los alcaldes socialistas de Torremolinos y Benalmádena. Son sus visitantes y muchos de los trabajadores que acuden a sus municipios las víctimas de esta mala gestión.

En el verano de 2018 Renfe, en réplica a un sindicato, negaba que faltasen conductores y aseguraba que la puntualidad de los trayectos superaba el 98%. Más de 10 millones de usuarios desde 2015. La cuarta línea en viajeros de España. En el puente de diciembre de 2020, también Málaga fue de las más perjudicadas en una huelga nacional.

El problema es recurrente. En los toma y daca de las negociaciones laborales, cuando se esgrime la falta de personal y está inmerso un colectivo con tanto poder como el de los maquinistas, es difícil adivinar el grado de responsabilidad de los actores en disputa. Pero es a Renfe a la que debemos exigir unos Cercanías eficientes y sin sobresaltos. Suficiente castigo es que sigan tan lejos de Marbella.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios