Club Dumas

Maduro va al futuro

¿Por qué si Podemos va con Carmena y Carmena va con Errejón, Podemos no va con Errejón?

Cuando en 1985 Steven Spielberg producía Regreso al futuro no podía siquiera imaginar que 34 años después un presidente venezolano emularía las aventuras de esta histórica e icónica película. Y además sin montarse en un DeLorean ni nada, porque eso sería un símbolo del capitalismo, y hasta ahí podíamos llegar. Es de suponer que toda la información que ahora posee el gobierno bolivariano, gracias a las conversaciones con los pajarillos y a los viajes a tiempos venideros de su mandatario, deben ser alto secreto, porque el mundo entero está temblando sólo de las repercusiones que todo ello puede traer.

Lo primero que debe haber ocurrido es la ruptura inmediata de Podemos con todo su pasado carioca. El simple hecho de que Maduro haya trascendido en el tiempo y no les haya revelado que Errejón se iba a ir con Carmena es una traición sin precedentes. Así no se puede colaborar si los socios se ocultan esta trascendental información. Es de imaginar que Pablo Iglesias no puede perdonarles el haber roto su permiso de maternidad compartida durante unas horas, ¿se imaginan que durante ese tiempo los gemelos se hubieran perdido por el chalet o les hubiera dado por explorar el frondoso jardín con piscina, con el peligro que ello conlleva? Estos gobernantes americanos no tienen corazón.

Y metidos en el problema de liderazgos que se avecina en Madrid, alguien debería explicar por qué, si Podemos va con Carmena y Carmena va con Errejón, Podemos no va con Errejón. La propiedad transitiva suele dar mucho equilibrio a los sistemas, aunque la política y las matemáticas deben ser, para estos jóvenes, dos mundos antagónicos. Si eso es así, va a ser fácil localizar a Íñigo durante el proceso electoral: Si cuando tenía que cumplir con su beca en Málaga, pasó todo el tiempo en Madrid, ahora que su obligación es hacer la campaña en Madrid, ¡estará en Málaga!

Por tanto, no es necesario que se preocupe tanto el lugarteniente de Iglesias, el señor Echenique, sobre cómo va a sobrevivir Errejón hasta mayo. En las costas malagueñas no es necesario un gran capital para pasar el tiempo, no es lo mismo que el Barrio de Salamanca o la zona de Galapagar. Y además, gracias a nuestra hospitalidad, si ve que al final los resultados no son muy favorables, siempre le quedará esta esquinita de España donde un día pudo haber encontrado un empleo de becario acomodado pero decidió conquistar el mundo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios