Moreno regresó ayer a sus "raíces" en una visita a Alhaurín el Grande, municipio del que son sus padres y en el que él ha pasado muchos momentos de su vida. Además de la calurosa acogida de decenas de vecinos, que lo recibieron por las calles al grito de "presidente", también lo esperaban, orgullosas de la labor del sobrino, sus tías Isabel y Antonia, hermanas de su madre, María. Con ellas se fundió en un fuerte abrazo y su tía Isabel, muy emocionada, recordaba sus vivencias por el pueblo. "Lo veo más delgado y con mucha tarea, le encanta su trabajo y estamos locas de contentas con él", decía.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios