Juan López Cohard

¡Patria y vida!

El zoco

13 de julio 2021 - 01:31

El fiel y defenestrado escudero Ábalos vio todas las piedras del camino excepto aquella con la que tropezó: Pedro Sánchez. De toda la tinta que ha corrido en la prensa con la remodelación del Gobierno, lo más llamativo y en lo que más se han centrado los titulares ha sido en la caída de la vicepresidenta Calvo, el ministro Ábalos y el asesor político Iván Redondo. Pero, de las nuevas carteras ministeriales, merece poner la atención en el nuevo ministro de Presidencia, Felix Bolaños, amigo personal del presidente, gurú político y alarife jurídico, algo que le hace muy peligroso.

En los tres años de la presidencia de Sánchez he desarrollado una desconfianza total hacia todo aquello que hace o dice que no va a hacer y luego hace. ¿De verdad esta remodelación es para conformar un "Gobierno de la recuperación económica"? ¿A qué se debe que sacrifique sin piedad a los ministros más afines y que más se han mojado en su defensa? ¿Acaso los errores que han cometido, bastantes y sonados, no han sido órdenes suyas? Detrás de éste tsunami ministerial, ¿vendrá otro igual o mayor dentro del PSOE? ¿Transformará al Partido Socialista Obrero Español en el Partido Sanchista Obrero Español? ¿O liderará un nuevo partido UPSOE? ¿Y después de todas estas revoluciones, no vendrá la revolución política-económica-social para cambiar el régimen democrático actual en España?

Mientras los españoles estamos pendientes de todos estos movimientos ministeriales, a la chita callando y desapercibidamente, se está gestando la nueva Ley de Seguridad Nacional. Desde las páginas de este periódico, Rafael Padilla, en su extraordinaria e inquietante columna del domingo pasado Inseguridad Nacional, advierte que en el actual Anteproyecto de Ley se prevé que, ante una supuesta crisis, ya sea sanitaria, medioambiental, económica, financiera, etc. (o sea, cualquiera que se le ocurra al Gobierno) las autoridades podrán proceder a la requisa temporal (no pone límite) de todo tipo de bienes, …, a obligar a toda persona mayor de edad a realizar las "prestaciones personales" que se le exijan. … A los medios de comunicación a "colaborar en la difusión de informaciones de carácter preventivo u operativo". Todo ello lo puede hacer el Gobierno mediante un simple decreto. ¡Ojo con la indefinición del propio concepto de crisis!, nos advierte Padilla. También nos pone sobre aviso de que la "incautación del ahorro privado" no es algo impensable en el marco legislativo del citado Anteproyecto. En palabras del citado columnista: "Quedan, pues, avisados: ya está en marcha una herramienta que, si no lo impedimos, tal vez acabe convirtiéndonos, otra vez en inermes y sacrificados súbditos".

Y mi pregunta es: ¿Piensa Sánchez que esa Ley de Seguridad Nacional que está cocinando podría aplicarla otro Gobierno que no fuese el suyo. La extrema derecha, por ejemplo, a la que teme tanto? ¿O es que piensa aplicarla él antes de las próximas elecciones generales y convertirla, al estilo bolivariano, en una ley habilitante que le mantenga en el poder sin pasar por las urnas? ¿Quién puede fiarse visto lo visto?

Puede que no pasen muchos años sin que, en España, nos veamos como ese pueblo que sufre el régimen que anhelan y admiran las izquierdas españolas. ¡Patria y vida! ¡Abajo la dictadura! Clama en las calles el pueblo cubano sojuzgado y reprimido desde hace seis décadas.

También te puede interesar

stats