En tránsito

Pirotecnia

No hay memoria colectiva que pueda ser democrática, porque toda memoria sólo puede ser subjetiva

Leo que el Gobierno central tiene previsto aprobar la semana que viene una nueva ley de Memoria Democrática. Imagino que esta ley formaba parte del programa de gobierno firmado por el PSOE y Podemos, pero no parece que este momento sea el más adecuado para inaugurar un debate -otro más- sobre un tema tan delicado como la Memoria Democrática (un oxímoron, por cierto, ya que no hay memoria colectiva que pueda ser democrática, porque toda memoria -a no ser que sea una memoria impuesta y controlada por el poder- sólo puede ser parcial y subjetiva). Y además, en estos momentos, con la amenaza del Covid y con la hecatombe laboral, lo que preocupa de verdad a la gente es el cobro del ingreso mínimo vital o el de los ERTE, o las sombrías perspectivas de trabajo en un futuro tan sombrío como el que se nos presenta; o en todo caso, lo que la gente normal quiere saber es qué va a pasar con los niños y los estudiantes en este atribulado inicio de curso escolar. Y esa ley, desde luego, no creo que figure en las preocupaciones de nadie, salvo los muy fanáticos y los muy ideologizados que inundan las redes sociales con sus gritos y sus insultos (aunque luego tan sólo representen un porcentaje mínimo de la población real).

Pero supongo que esa ley vendrá muy bien para introducir un nuevo debate artificial que distraiga a la población de los problemas acuciantes con que nos estamos enfrentando todos. Si algo sabe hacer este Gobierno, si algo sabe hacer Pedro Sánchez, es crear innumerables cortinas de humo y trampas propagandísticas con las que distraer a la gente de las cuestiones que verdaderamente son cruciales y tienen muy difícil solución. Gobernar y gestionar no se le da nada bien a este gobierno; pero cuando se trata de crear una portentosa red de propaganda y "agit-prop" (uso el viejo término que usaban los activistas de la III Internacional), en eso no hay quien le gane y quizá sea el mejor gobierno que hay ahora mismo en Europa.

De ahí que tendremos ley de Memoria Democrática y tendremos discusiones y debates interminables. Y por unos días, o semanas -o incluso meses-, la atención de los ciudadanos se desviará una vez más hacia un portentoso castillo de fuegos artificiales ideológicos. La pirotecnia en todas sus facetas es el verdadero logro de este gobierno. Es lo único que sabe hacer a la perfección. Es lo único para lo que sirve.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios