Luces y sombras

Renfe sólo enchufa a la aspiradora

Imposible encontrar una plaza en el AVANT que parte de Sevilla a las 15:30. Así que Renfe obliga a echar la tarde hasta el próximo

Gracias a que Renfe utiliza una aspiradora eléctrica para limpiar los vagones, los pasajeros que viajan en el tren Avant entre Málaga y Sevilla cuentan con la posibilidad de hallar un enchufe: si rebuscan, lo localizarán detrás del último asiento, al final de cada coche. Un exclusivo alivio si, por un descuido, el usuario, en la creencia de que se montado en un transporte del siglo XXI, emprende el trayecto con el teléfono móvil o el portátil descargado.

En la era del teletrabajo y la conectividad, el ferrocarril estrella que enlaza las dos capitales económicas más importantes de Andalucía carece de una simple clavija para dar corriente. La compañía anunció en 2016 que ultimaba la instalación de los enchufes en este tipo de convoyes. Pero cinco años después deben estar aún penultimando la herramienta. En cuestión de voltios, las unidades de Media Distancia que circulan por las vías tradicionales, están mejor equipadas. Lástima que el viaje dure tres horas, una más que con el tren anterior.

La empresa pública debe estar muy atada a sus cuentas. Subir a un Avant de vez en cuando tampoco resulta una bicoca. El billete de ida y vuelta cuesta más de 74 euros. El caso es que Renfe aún no ha recuperado el 20% de los servicios que prestaba antes de que irrumpiera la pandemia. Igual manejan información privilegiada y conocen que tarde o temprano nos sorprenderá la sexta ola. En previsión de la contingencia ya funcionan con el número de trayectos que no suprimirán. Puede ser que Hacienda les atosigue con la rentabilidad y han decidido no reponer los servicios de la tarde para favorecer el turismo.

Ahora, algunos horarios están más que demandados. Aunque se intente reservar con semanas de antelación, resulta prácticamente imposible encontrar una plaza a las 15:30 desde la estación de Santa Justa. Los vagones se encuentran al completo, llenos de funcionarios cordobeses que emprenden el camino de vuelta a casa después de trabajar por la mañana en la Junta. Así que si, por ejemplo, se acude a Sevilla a una reunión de trabajo o se acaba antes de las 12:30 o te obligan a comer, merendar y casi cenar en la urbe hispalense. El primer Avant con sitio parte a las 19:35 y alcanza su destino malagueño dos horas después. Día echado.

Como alternativa, se pueden buscar combinaciones con transbordo en Córdoba o en Antequera. Algunas muy ajustadas en el tiempo, en la confianza de que estos trenes sí suelen ser puntuales. Renfe alega que los servicios actuales atienden a la demanda. La misma respuesta que cuando cancela sin rubor 34 Cercanías cada día en sus dos líneas de Málaga. Y la única que pide un enchufe debe ser la aspiradora.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios