Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Retrato de los apoyos de Sánchez

Los apoyos independentistas de Sánchez demuestran en los parlamentos vasco y catalán quienes son

El tan traído y llevado cartel de Sánchez, más que del PSOE, tiene un desasosegante aire de portada de libro de ciencia ficción pesimista a lo Orwell, más distópico que utópico. Ese severo y atractivo rostro gigantesco en blanco y negro con el eslogan imperativo -"haz que pase"- superpuesto en letras rojas da a las calles un aire de 1984, Frahenheit 451 o Gattaca. Desde luego no es difícil establecer correspondencias entre lo que Sánchez o el sanchismo representan y el Ministerio de la Verdad de Orwell (cuya tarea era falsificar la historia) o alguno de los eslóganes del Gran Hermano (como "la ignorancia es la fuerza").

El renacido ha vuelto, el resistente triunfa, la piedra que desecharon los antiguos jerarcas del viejo PSOE es la piedra angular del progresismo sobre la que se edificará el muro antifascista que frenará al trifálicotrifachito. Si para sacarlo adelante el PSOE hay que sumarse a Podemos, ERC, PDeCAT, PNV, Compromís y Bildu, pues se suma, como se hizo el pasado miércoles. El mismo día en que el segundo mando de los Mossos declaraba en el proceso que Puigdemont dijo que si había violencia el 1-O "en ese mismo momento declararía la independencia". Mientras en el Parlamento Vasco el diputado de EH Bildu Julen Arzuaga se dirigía a representantes policiales y de asociaciones de víctimas llamándoles "lobby infecto, asqueroso" que busca "la total impunidad y encubrimiento para el terrorismo y las graves vulneraciones de derechos humanos que ellos mismos han perpetrado", acusándoles de ser "los nazis que protestan porque hubo un juicio en Núremberg, los franquistas que luchan para que no haya un reconocimiento de sus vulneraciones de derechos humanos". Mientras en el Parlamento catalán se censuraba a Inés Arrimadas: "Me parece que no va por buen camino" le dijo el vicepresidente de la Cámara por leer frases escritas por Torra. Y pocos días después que Otegui tuiteara: "Jamás han podido con nosotros y nunca podrán".

Buenos compañeros de camino para tan progresista personaje que, tras su encuentro con Obama, tuiteó: "Los progresistas sabemos que para hacer frente a desafíos globales, como el cambio climático, se necesitan herramientas multilaterales… Compartimos la misma visión progresista en cambio climático, energías renovables, migración e igualdad de género". Raramente 20 minutos de reunión han dado para tanto.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios