Es llamativo el emperramiento de los gobernantes de Unidas Podemos en su postura de lavado de manos ante la tragedia de Ucrania, amparada en un trasnochado pacifismo de salón y una neutralidad imposible, dejando en mal lugar al presidente que los hizo ministros y enfrentándose airadamente a su política internacional y de defensa, que es de las que está gestionando bien.

¿Por qué lo hacen? Quizás responden a una antigua motivación ideológica: son poscomunistas que no han digerido que el bloque comunista dejó de existir -y no por un ataque de la OTAN, precisamente-, que la Rusia de Putin no es un país socialista al que hay que defender del malvado imperialismo norteamericano, sino una potencia mundial dominada por un zar malvado que ha agredido a una nación soberana, y que no hay una guerra declarada en la que se pueda ser neutral, sino una invasión ante la que sólo se puede estar con las víctimas y ayudarlas a defenderse. ¿Qué harían los ministros de Podemos si Estados Unidos invadiera Cuba? ¿Acaso apostarían por la paz y la diplomacia mientras los marines masacraban a los cubanos?

Quizás desconocen la historia, aunque presuman de memoria histórica, o no se acuerdan de que la inhibición de los gobiernos occidentales que no ayudaron a la Segunda República frente al levantamiento franquista, plenamente respaldado por la Alemania nazi y la Italia fascista, fue una de las causas fundamentales de que los republicanos perdieran la guerra civil, y tampoco sabrán que las concesiones que se hicieron a las pretensiones territoriales de Hitler para apaciguarlo sólo aumentaron su agresividad y ambición. No evitaron la guerra.

Quizás han hecho un cálculo equivocado sobre la guerra de Ucrania: han creído que negándose a suministrar armas a Zelenski conectaban con el tradicional y cómodo aislacionismo de los españoles, siempre reacios a asumir responsabilidades en materia de defensa y seguridad (los soldados, que los manden otros). Pero eso está cambiando desde hace años, y en este caso concreto la mayoría de los españoles han aceptado que se envíen armas para que la heroica Ucrania se defienda.

En fin, la posición de Unidas Podemos es, sobre todo, objetivamente inmoral. Conduce a decirles a los ucranianos: si os invaden, rendiros para evitaros sufrimientos. De lo contrario, tendréis más matanzas, violaciones, devastación y pobreza. ¡Qué programa más de izquierdas!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios