La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

A comerse el rancho, aunque apeste

No podemos permitirnos el “a la mierda todos”. Nunca funciona lo de “no me como el rancho, que se joda el coronel”

L A única vez que Yolanda Díaz ha dicho algo que quizás, casi seguro, representa lo que piensan la mayoría de los españoles fue cuando susurró, y el micrófono abierto amplificó, lo de “a la mierda, se pueden ir a la mierda todos”. Ella se refería a la oposición. La mayoría de los españoles, según las encuestas, lo extenderían a toda la clase política. El mal comportamiento de los políticos suele aparecer en las encuestas como el principal problema tras la crisis económica y el paro, seguida por el Gobierno, los partidos y la corrupción. Afortunadamente la mayoría de los españoles no son antisistema y, aunque emocionalmente compartan lo de “a la mierda, se pueden ir a la mierda todos”, racionalmente no lo hacen y votan. Unos tapándose la nariz y otros comulgando con ruedas de molino. Pero votan. Y ojalá el próximo domingo lo hagan cortándole las alas a los partidos populistas.

En lo que llevamos de siglo XXI la política española ha conocido dos buenas noticias y cuatro malas. Las dos buenas fueron UPyD, partido progresista fundado en 2007, y Ciudadanos, partido centrista fundado en 2006. Las cuatro malas noticias son los hundimientos de estos dos partidos y el surgimiento de Vox en 2013 y de Podemos en 2014 (del que se desgajó Sumar en 2023), cuyo ascenso dio voz, representación e influencia a los populismos de extrema derecha e izquierda.

Aupados indirectamente por la desafección (si no la cólera) de los ciudadanos por la esclerotización endogámica y corrupta de los dos grandes partidos, y directamente por sus pactos con ellos que, en el caso del PSOE, llevó a Podemos y a Sumar al consejo de ministros y a sus dos líderes a la vicepresidencia segunda del Gobierno de España. Mientras colapsaban UPyD (cuarta fuerza con 1.143.225 votos en las generales de 2011, undécima en las de 2015 con 155.153 votos, disuelta en 2020) y Ciudadanos (tercera fuerza en las generales de 2015 y abril de 2019 con 3.514.528 y 4.155.665 votos, para pasar al quinto lugar en las de noviembre del 19 y desaparecer en las de 2023). Mientras caían, ascendían al segundo y tercer puesto Vox y Unidas Podemos.

El próximo domingo, elecciones europeas, no podemos permitirnos el lujo de hacer lo que Yolanda Díaz dijo y mandarlos a todos a la mierda, aunque se lo merezcan, absteniéndonos. Porque ni en la vida ni en la política funciona lo de “no me como el rancho, que se joda el coronel”.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios