Antonio Vargas Yáñez

La parodia catalana

11 de abril 2023 - 01:32

Como le digo, Montse, no es que los políticos andaluces carezcan de sentido del humor, es que no se enteran de la misa la media. Por eso rasgado las vestiduras con el gag con la Virgen del Rocío que han hecho tres humoristas catalanes aspirantes a payasos. En la cortedad de sus luces, no se han dado cuenta de que lo que realmente parodiaban era a la sociedad catalana.

Empecemos por el principio ¿Al son de que música hizo la entrada la Virgen en el plató? Podían haber usado cualquier marcha procesional. Incluso una catalana. Pero no. El tema elegido fue La saeta, poema de Antonio Machado interpretado por Serrat en español. ¿Y qué es eso sino el reconocimiento de la sensibilidad poética y musical del pueblo andaluz en la boca de uno de artistas catalanes más universales? Después, y bajo el palio de tan bellos versos, se produjo la entrada de la susodicha transmutada en señorita escondida detrás de una careta de cartón piedra. Hasta el más pobre carnavalero de Cádiz se curra más el disfraz. ¿Por qué no lo hicieron? Porque lo que realmente parodiaban era el sambenito de tacaños que gravita sobre sus ilustres testas. Me dirá usted que esto son cosas mías, pero no. El programa continuó dándonos señales que solo hay que saber interpretar. Por ejemplo ¿por qué la Virgen hablaba como un disco de 33 puesto a 45 revoluciones por minuto? Porque para imitar alguno de los acentos de esta diversa tierra hay que tomarse un rato de estudio. Y eso cuesta y son agarrados. Idea fuerza de la paródica del programa de TV3. Ni hay dinero para vestuario ni para pagar a actores. Ni para presentadores. Porque llamar minimalista y austera a la talla de la Moreneta, de álamo posteriormente dorado, sería una muestra de que estos presentadores resuman sabiduría por los tobillos, si no fuera porque, en el fondo, lo que querían transmitir es que no se lo curran más porque son unos vagos. Circunstancia de la que tampoco se libran los guionistas. A poco que hubieran pensado se habrían dado cuenta de que, dado que la Virgen no hay más que una y sus diferentes representaciones son reflejo de la diferente adopción que hace cada pueblo, si la del Rocío no tiene relaciones sexuales, no hace falta que le pregunten la Moreneta.

Lo dicho, que lo de ser gracioso también hay que currárselo, o como le dijo una vez un amigo a unos catalanes: no es que los andaluces tengamos gracia, es que no la tenemos en el culo.

También te puede interesar

stats