Municipal En este punto está La Invisible 16 años después de okupar un edificio en el centro de Málaga

Atletismo En directo, Maratón de Málaga 2023

Bloguero de arrabal

Pablo Alcázar

coleraquiles@gmail.com

Los pobres no se cuidan

En España hay ya 13,1 millones de personas en riesgo de pobreza y exclusión social

Hay pobres descuidados y poco previsores. Negacionistas del cambio climático, nunca se preocuparon de comprase una segunda residencia en Marbella o en Mallorca para pasar las calores. En invierno, como no hicieron nada para evitar el desahucio, duermen en un cajero o en las incómodas mansiones de los portales y, sin calefacción ni mantas, se constipan. Lo confían todo al vinazo de tetrabrik. Son muy galgos y no adquieren, con los caudales de las limosnas, nada más que oreos y kitkat que les estragan las dentaduras y los empachan. Y descuidados como son, muchos lucen unas encías desguarnecidas de dientes que les dificultan masticar y disfrutar de una alimentación balanceada, con chuletón incluido, que les aporte las proteínas, el calcio, el hierro, las grasas omega-3 y las vitaminas necesarias para no perder peso. Se da el caso de pobres -y en España hay ya 13,1 millones de ellos- que ni siquiera disponen de un coach que los oriente y ordene el caos de sus vidas. No leen libros de autoayuda, no van a pilates ni a yoga; desprecian el fitness y no hacen nada para mantenerse en forma. Son indolentes, individualistas e insolidarios. No los veréis en la 'mani' del 1 de mayo, ni en la del 8 de marzo. Y como no le deben nada a la patria, no vibran con los desfiles militares, y cuando pasa la cabra de la Legión piensan más en ordeñarla o en brasearla que en darle mimitos. No gastan su cash flow en banderas de España de los chinos; lo derrochan en vicios inconfesables. Siempre se están muriendo, pero no acaban de hacerlo. Con este comportamiento dan argumentos a los que privatizan la enseñanza y la sanidad o suben los alquileres. Con ellos, sostienen los 'ayusos', cualquier atención, cualquier cuidado o cualquier subsidio es tirar el dinero. Poco estudiosos, los pobres no leen a Engels ni a Marx, y, cuando se enfadan, lo hacen de mala manera. No se apuntan a revolución proletaria alguna. Son más de rebeliones y algaradas, y entonces les da por quemar iglesias, asaltar el Congreso, alunizar en los supermercados y arramblar con lo que pillan por delante. Para pararlos, los salvapatrias -los mismos que los han llevado a la miseria- suelen echar mano de los músculos del Estado y sacan los leopards a la calle para ponerlos en su sitio y para que se estén calladitos, acojonados, otros 100 años.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios