La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

El valor del silencio y el aburrimiento

La psicóloga Balagué: "Los jóvenes no toleran el aburrimiento el silencio. Esto lo vamos a pagar"

La psicóloga Gloria Balagué, eminencia española que entre muchas otras responsabilidades importantes ha sido profesora de Psicología del Deporte en el Departamento de Psicología de la Universidad de Illinois (Chicago), entrevistada por El País, ha dicho muchas cosas interesantes de entre las que destaco la que el entrevistador eligió como titular: "Los jóvenes de hoy no toleran el silencio ni el aburrimiento. Esto lo vamos a pagar".

Gran verdad. El silencio es un imprescindible camino para la serenidad, la reflexión, el autoconocimiento, dar valor a la palabra, apreciar los sonidos que solo afloran en el silencio al igual que solo la lentitud y la quietud permiten ver el despliegue, la emergencia, la epifanía de la hermosura del mundo (o de su horror, del que también se huye). La neurología da la razón a la psicología: durante unos estudios sobre los efectos de la música en la relajación se apreció que el mayor estado de relajación se alcanzaba, no con las obras musicales más lentas, sino durante las pausas de silencio. De alguna manera lo había intuido el sello musical ECM, que tenía como lema esta definición de la música: "el sonido más hermoso después del silencio". Y mucho antes lo había descubierto la experiencia religiosa, no solo en la vida contemplativa que, signo de los tiempos, va camino de desaparecer porque se están secando lo que Thomas Merton llamó "las fuentes del silencio", sino en la liturgia cotidiana en la que tras la comunión el celebrante se sienta y junto a la comunidad guarda unos minutos de silencio. No debe ser casual que uno de los mejores músicos del siglo XX, Olivier Messiaen, el que tras Bach mejor ha comunicado a través de la música la experiencia de lo sagrado, utilizara de forma magistral el silencio como parte fundamental de muchas de sus obras.

Lo mismo cabe decir del aburrimiento. Dando la razón a la doctora Balagué, Bertrand Russell escribió que "una generación que no soporta el aburrimiento será una generación de escaso valor". Porque, al igual que el silencio, el aburrimiento es un poderoso acicate de la creatividad. Pagarán los jóvenes, sí, esta intolerancia al silencio y al aburrimiento que incita a vivir en un ruido constante, una interminable huida de sí mismo en los otros (no en el otro, porque en el grupo no se busca la comunicación sino otra forma de huida), un paroxismo del entretenimiento que no puede ni debe cesar.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios