Aznalcóllar también deja lecciones actuales

La primera reacción de los gobiernos central y de la Junta fue enzarzarse en un cruce de acusaciones para eludir las competencias y las responsabilidades

Al desastre ecológico de la mina de Aznalcóllar, del que se cumplen 25 años esta semana, le sucedió una eficaz gestión que, si bien fue fruto de la improvisación, nos deja algunas lecciones en varios campos. La balsa de residuos de Boliden se rompió la madrugada del 25 de abril de 1988, y comenzó a verter sobre el río Agrio y el Guadiamar unos dos millones de metros cúbicos de lodos tóxicos más otros cuatro de agua contaminada con metales pesados. En las primeras horas, logró levantarse un muro aguas abajo para evitar la entrada del lodo en el parque nacional de Doñana, aunque quedó un rastro tóxico de más de 40 kilómetros y la amenaza de contaminación en la desembocadura del Guadalquivir. Los gobiernos central y de la Junta -liderados, entonces, por el PP y el PSOE, respectivamente- se enzarzaron durante los primeros días en un cruce de acusaciones en un intento de eludir las competencias y responsabilidades de cada administración. Finalmente, ambos gobiernos constituyeron una comisión conjunta, se aplicaron en detener el vertido, encapsularlo en Entremuros y depurar ese acumulado in situ en lo que fue una operación, hasta entonces, inédita. De aquella colaboración entre administraciones nació la unidad de gestión sobre el espacio de Doñana, hasta entonces divida entre el parque nacional y el natural. Posteriormente, se procedió a limpiar los terrenos afectados por los lodos, y a restaurar ecológicamente la zona con los planes del Corredor Verde del Guadiamar y de Doñana 2005. Durante todo este tiempo, el principal asesor de las administraciones fue el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), algo que no ocurrió con el desastre ecológico del Prestige. Valga esta cooperación y el asesoramiento del CSIC para recordarlos ahora que vuelve a cernirse la polémica sobre Doñana. Sobre Aznalcóllar, aún queda pendiente el juicio para exigir responsabilidades económicas a Boliden, que se celebrará en julio.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios