El narco se extiende por Andalucía

Editorial

El tráfico de drogas es un problema de enorme capilaridad social. Se ha convertido en una forma de vida para miles de familias que asumen el riesgo

22 de mayo 2023 - 00:15

El último Consejo de Gobierno de la Junta aprobó una petición a la Administración central para que declare el Campo de Gibraltar como Zona de Especial Singularidad (ZES). El Ejecutivo andaluz reclama un aumento estructural de las fuerzas de seguridad en la comarca y no de forma puntual y lo justifica por “la altísima” presión migratoria, la delincuencia común, con algún episodio de terrorismo, y las drogas. La magnitud del problema salta la vista con el balance de los cinco años desde que en 2018 se implantó el primer plan especial para la zona. Son más de 13.000 las personas investigadas por narcotráfico y contrabando –unas diez mil en la provincia de Cádiz–, con 5.800 detenidos y 273 toneladas de estupefacientes intervenidas sólo en 2022. Un operación que ya se ha ampliado a seis provincias de la comunidad. Porque las bandas organizadas de narcotraficantes se mueven con facilidad a lo largo del litoral a medida que crece la presión policial. Tan pronto desembarcan los alijos a través de la Costa del Sol como los recogen, procedentes de Marruecos, en la desembocadura del Guadalquivir y los trasladan río arriba con lanchas semirrígidas con hasta tres motores, fuera del alcance de cualquier persecución policial. Decomiso de armas de guerra, tiroteos, ajustes de cuentas, robos de droga entre grupos y una peligrosa sensación general de que estamos ante un problema de enorme capilaridad social. El tráfico de drogas se ha convertido para miles de familias de la zona en una forma de vida. El beneficio compensa los riesgos. Además, algunos comportamientos transmiten sensación de impunidad. Quedan aún lejos los ejemplos de Estado fallido que se observan en México o el control que las mafias italianas ejercen sobre algunas poblaciones de esa península. Pero este incipiente camino ya ha comenzado a recorrerse en el sur de España. Contar los detenidos por miles sólo revela la implacable extensión de esta gangrena.

También te puede interesar

stats