Provincia

Destinan suelo para una planta en la que reciclar material de la construcción

  • La parcela tiene 144.000 metros cuadrados de superficie y dará servicio a toda la comarca del Guadalhorce

Materiales de la construcción y peligrosos. Estos serán los residuos que se reciclarán en la futura planta que proyecta el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Coín y que irá emplazada en la zona de Cerralba, entre los términos municipales de Coín, Pizarra y Cártama. Para poner en funcionamiento esta escombrera, la última Junta de Gobierno Local aprobó la calificación urbanística de parcela, que cuenta con 144.000 metros cuadrados de superficie y que dará servicio a toda la comarca del Valle del Guadalhorce.

La puesta en funcionamiento de la planta supondría la creación de un espacio para depositar y tratar los residuos de la construcción, aceites, metales, maderas, productos químicos o electrodomésticos, procedentes de las distintas empresas de la localidad y de municipios cercanos. "Es un proyecto global con una inversión que supera los siete millones de euros y que está dentro del Plan Director que en su día la Diputación Provincial de Málaga determinó de instalación de puntos de reciclaje de estas características por comarca", comentó el alcalde de Coín, Gabriel Clavijo (PSOE). El regidor agregó que esta instalación supondrá un beneficio medioambiental, al evitar la proliferación de vertederos y escombreras ilegales.

Esta iniciativa surge además de un grupo de empresarios de la localidad que ha conformado una sociedad denominada Reciclados Ambientales del Guadalhorce, dispuesto a asumir la inversión y que ha recibido el beneplácito de la Diputación. Anteriormente, en el 2005, la empresa Tiferca fue la adjudicataria de la construcción de dos plantas de tratamiento de escombros, pero no pudo asumir los trabajos. Tras este primer paso, quedan aún trámites burocráticos que superar. Una vez que se ha admitido el proyecto de calificación urbanística de la parcela, se procederá al plan de actuación urbanística, que deberá contar con la aprobación de la Junta de Andalucía para que se puedan iniciar las obras y poner en marcha el proyecto, que se espera esté terminado para finales de 2011.

"Una vez que se ha admitido la calificación urbanística de la finca se va a proceder a la realización del plan de actuación urbanística que tiene un trámite también aproximado de seis a siete meses", comentó el regidor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios