Provincia

Proponen indemnizar con 13.300 euros a una madre cuyo hijo se rompió un brazo en un parque infantil de Marbella

  • El Consejo Consultivo de Andalucía avala parcialmente la reclamación

  • El menor, de 6 años, se cayó desde unos dos metros de altura de una tirolina 

Imagen de archivo de un parque infantil. Imagen de archivo de un parque infantil.

Imagen de archivo de un parque infantil.

Una madre deberá ser indemnizada con algo más de 13.300 euros después de que su hijo, de 6 años, se rompiese un brazo al caer de una tirolina en un parque infantil de San Pedro de Alcántara, en Marbella. Así lo ha decidido el Consejo Consultivo de Andalucía en un dictamen en el que da parcialmente la razón a la reclamante, que había planteado una compensación de 26.665 euros.

Conforme a este pronunciamiento, el pago deberá ser asumido por la empresa encargada del mantenimiento de estas instalaciones. Según se recoge en el documento, al que tuvo acceso este periódico, la madre sostiene que el menor se cayó cuando estaba utilizando una tirolina, "que, en su opinión, funcionaba defectuosamente".

En el análisis realizado por el consultivo, "si el niño cayó desde una altura de dos metros es necesariamente porque se soltó de la sujeción, no por la rotura de la cuerda o cable que se así con sus manos". Se alude a la existencia de fotografías que demuestran que la cadena que se engancha con el cable de la tirolina "se encuentra desplazada hacia abajo y doblada sobre la plataforma inferior, dejando al descubierto la cadena en cuestión". "Este deterioro, unido al mal estado de la plataforma metálica inferior (mellada por sus bordes con falta de material, generando un peligro innecesario para los infantes usuarios de las instalaciones) denotan una deficiente mantenimiento de la tirolina", agrega.

No obstante, el Consultivo considera que las lesiones sufridas por el niño no son consecuencia solo de una instalación "deficiente", sino también de su conducta. Sobre ello, se indica que un testigo, primo de la víctima, declaró que el niño se lanzó al suelo por el mal estado de la cadena desprovista de protección. A esto se suma que era la primera vez en la que se subía en esa instalación.

"Tales circunstancias apuntan a que el menor, sin supervisión o vigilancia de un adulto y sin experiencia en el uso del aparato, se asustó al agarrarse a la cadena una vez iniciado el descenso y se soltó", concluye, repartiendo la responsabilidad de lo ocurrido entre el menor y la empresa encargada del mantenimiento del parque.

Por otro lado, el Ayuntamiento de Málaga va tener que compensar con unos 10.600 euros a una mujer que sufrió un caída al resbalar en una rampa situada en la calle Peso de la Harina. La suma se corresponde con la mitad de la cuantía reclamada por la víctima. De acuerdo con el expediente del Consultivo, la mujer considera acreditado que el Consistorio infringió "su deber de mantener el acerado en condiciones seguras".

Es determinante en el pronunciamiento final el testimonio de los agentes de la Policía Local que, tras recibir el aviso de la caída, acudieron al lugar de los hechos. Al respecto, los operarios admitieron que "dicho rebalaje o desnivel en el acerado es bastante resbaladizo, lo que puede originar algún riesgo para los viandantes que transitan por la zona".

Incluso, en el dictamen se pone de relieve que el Ayuntamiento tampoco desmintió que en este mismo vado se produjesen con anterioridad otros accidentes peatonales. Como consecuencia de la caída, la víctima tuvo dolor en la muñeca, limitación funcional en la misma, material de osteosíntesis en antebrazo y perjuicio estético ligero, así como días impedimento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios