Temporal

Olas de más de 6 metros azotan las playas e inundan chiringuitos

  • La virulencia del mar anegó los paseos marítimos y provocó el hundimiento de cuatro barcos en El Candado. Se elevan a 65 las incidencias atendidas en la provincia.

Los vientos de levante que este domingo azotaron buena parte del litoral de la provincia dejaron su señal inequívoca sobre las playas de Málaga. La fuerza de las rachas hizo que el agua del mar llegase a la antigua nacional 340 a su paso por Chilches y Benajarafe, en la zona más oriental; invadiese los paseos marítimos de Málaga capital, tanto el de Pedregalejo como el de poniente, y anegase varios chiringuitos y el restaurantes como el de los Baños del Carmen.

Los estragos se dejaron sentir también en el puerto deportivo de El Candado, donde se hundieron hasta cuatro barcos atracados. En la capital de la Costa del Sol, el oleaje llegó a alcanzar picos máximos de 6,5 metros de altura. La meteorología adversa obligó en la noche de ayer a desviar, según los controladores aéreos, doce vuelos con destino Málaga: cinco a Granada, cuatro a Sevilla, dos a Alicante y uno a Almería. Desde Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) informaron de cinco vuelos, cuatro a Granada y uno a Alicante. Algunas horas antes, fue el aeródromo malagueño el que recibió dos aviones procedentes de Gibraltar, donde no pudieron aterrizar por el mal tiempo.

Los servicios de emergencias participaron ayer en más de medio centenar de incidencias en toda la provincia, tanto por viento como por la lluvia caída, principalmente, en la parte más occidental de la provincia. De acuerdo con los datos aportados por el servicio de emergencias 112, hasta las 20:00, las mayores incidencias se produjeron en Manilva, Estepona, Marbella, Casares y Ronda, principalmente por anegaciones de bajos de viviendas y por caída de ramas y mobiliario. En Estepona quedó anegada una guardería y un hipermercado. Hasta las 00:00 de ayer, la Agencia Estatal de Meteorología mantuvo el aviso de alerta naranja por fenómenos costeros y viento.

Los datos facilitados por Meteorología situaban hasta las 22:00 en Pujerra las mayores precipitaciones acumuladas, con 49 litros por metro cuadrado, seguida de los 37 de Estepona, 34 en Ojén y Marbella, y los 32 de Ronda. En la capital, hasta esa hora, 22 litros.

A la espera de una evaluación detallada de la situación, en lo que ya trabajan los técnicos de la Dirección General de Costas en la provincia, se apuntan posibles incidencias sobre algunos puntos de la comarca de la Axarquía, Benalmádena y Estepona. "Ya ha habido vigilantes y técnicos mirando el estado de algunas playas y hoy, a pesar de ser fiesta, se seguirá en ello; pero hasta dentro de unos días no estará la evaluación completa", indicaron fuentes de Costas. Las mismas destacaron "lo potente" del temporal, con olas de más 6 metros, a lo que se añadió un oleaje "largo en el tiempo".

La concejala de Playas del Ayuntamiento de Málaga, Teresa Porras, mostró sus sorpresa después de saber que el mar alcanzó el paseo de la zona de la Misericordia. "Ha tenido que ser un buen temporal porque se trata de una playa muy ancha", comentaba la edil del PP. Al ser preguntada por los daños ya conocidos, habló de alguna ducha afectada y papeleras.

Desde el Consistorio informaron del corte de la carretera de la Cizaña de acceso al Campo de Golf, y en Sacaba Beach de la caída de 30 metros de muro perimetral, sin que ocasionara daños personales. En el Paseo Marítimo Antonio Machado el temporal dejó al descubierto parte de la estructura del chiringuito Pedro Gutiérrez.

Entre los principales damnificados por el temporal, el antiguo balneario de los Baños del Carmen. Uno de sus actuales concesionarios, el ex concejal del PP Damián Caneda, admitió el perjuicio que el temporal ha causado. "Menos mal que tenemos muchas personas quitando el agua, porque si no el mar se habría llevado hace tiempo el restaurante", comentaba, al tiempo que ponía el acento en la necesidad de que se acometan los dos espigones que vienen siendo prometidos desde hace años. "Las olas nos han tirado el suelo que habíamos puesto nuevo, las neveras y las barras que había fuera, los muebles; tenemos que hacer una evaluación, pero es que se han desencajado puertas y se han roto cristales", expuso.

Las mediciones de la boya de Puertos del Estado en la ciudad midió intensidades de unos 60 kilómetros por hora. A pesar de la espectacularidad de las imágenes del mar, no fue Málaga la localidad de la provincia donde más contundente fue la intensidad del viento, ya que según Aemet, en Ronda se alcanzaron rachas de 79 kilómetros por hora, en Fuengirola soplaron a 58 kilómetros, en Estepona, a unos 62; y en Antequera, a 49.

El mar embravecido dificultó las maniobras de los buques de crucero atracados en el puerto de Málaga capital. Uno de ellos, el Sovereing, de Pullmantur, necesitó de la ayuda de dos remolcadores para atracar, tarea a la que dedicaron varias horas.

En la parte oriental de la costa, el temporal obligó al Ayuntamiento de Vélez-Málaga a contratar una empresa para que crease barreras de tierra mediante las que evitar la llegada del agua al paseo marítimo de Torre del Mar, después de que se registrasen olas de hasta 4 metros. Las mayores incidencias se registraron en la zona del ensanche de Torre del Mar, en las cercanías a la desembocadura del río Vélez, donde el agua entró en chiringuitos como la Bahía de Taniz, y en los campings que hay en la zona. También llegó al colegio Antonio Checa. Una mujer incluso fue arrastrada por una ola en el paseo de Torre del Mar, sin mayores consecuencias.

En el núcleo de Valle-Niza, el viento provocó la caída de parte del tendido eléctrico, lo que obligó a cortar la antigua carretera N-340. En Torrox, según explicó el alcalde, Óscar Medina, el mar se llevó varias duchas y muchas pasarelas. Los efectos se dejaron sentir no sólo en la playa de Ferrara sino también en las de El Morche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios