Provincia

Sin rastro de 'El Chumbo', el hombre que se atrincheró en su casa con una escopeta en Campillos

Efectivos de la Guardia Civil en la zona.

Efectivos de la Guardia Civil en la zona. / M. J. D. A.

Portando una escopeta y profiriendo amenazas. Así recibió un hombre de 37 años a la Policía Local de Campillos cuando fue a su domicilio tras ser requerida por un "problema vecinal". El individuo se atrincheró en la casa y se movilizó a efectivos de la Guardia Civil, que han desplegado un dispositivo en torno al inmueble hasta el mediodía, cuando han decidido entrar ante la imposibilidad de contactar con el sospechoso. En el interior, los agentes se han percatado de que no se encontraba, lo que ha dado lugar a una minuciosa inspección ocular con detectores de calor por si pudiera haberse ocultad en algún doble fondo, aunque sin éxito. 

Varias patrullas acordaron la calle Campos Moreno y reforzaron la seguridad en el número 1, donde también se encontraba la madre del individuo, que terminó abandonando el domicilio en torno a las 3:00. Tiempo después, llegó a la zona desde Madrid una Unidad Especial de Intervención (UEI) de la Guardia Civil para tratar de mediar con el atrincherado y que cediera. Si bien, fuentes cercanas a la investigación aseguran que ha sido "imposible". "José, tu madre necesita medicinas", "José, coge el teléfono", han insistido en varias ocasiones los agentes del Instituto Armado; en ninguno de los intentos ha contestado, por lo que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han decidido entrar. 

La sorpresa, al entrar, la vivienda aparentemente vacía y ni rastro del arma, a pesar de la vigilancia exhaustiva de la vivienda, que cuenta con rejas en las ventanas y carece de puerta trasera. Tras un registro "extremo", el operativo se ha retirado de las inmediaciones del individuo. No obstante, las fuentes consultadas aseguran a este periódico que continúa un dispositivo en marcha en la zona para intentar localizarlo, pues se sospecha que no podría haber huido muy lejos. La progenitora y uno de los hermanos del fugitivo han abandonado la zona en compañía del Instituto Armado.

Sobre las 23:00 de este martes 28 de mayo, en la barriada de San Benito se escucharon voces. La Policía Local del municipio fue requerida por "un problema vecinal". Los agentes se desplazaron hasta la vivienda de uno de los presuntos implicados, un vecino de la zona con antecedentes penales -según han confirmado a este periódico fuentes del Instituto Armado- que los recibió con una escopeta recortada, con un alcance efectivo más corto. 

"Parecía un petardazo"

Una vecina de la zona asegura que sobre esa hora escuchó una pelea. "Decían baja el arma, no vayas a disparar", cuenta; al momento, se escuchó un disparo y "se quedó todo en silencio". Un relato que coincide con el de un residente próximo al inmueble acordonado. "Parecía un pertardazo", recuerda. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios