Provincia

Roban seis portátiles de la Junta en un instituto de Cártama: La Policía ha recuperado cuatro

Los portátiles robados en un instituto de Cártama.

Los portátiles robados en un instituto de Cártama. / Policía Local de Málaga

La Policía Local de Málaga ha recuperado cuatro portátiles que habían sido robados en un instituto de Cártama. Los ordenadores son propiedad de la Junta de Andalucía y tres de ellos fueron localizados cuando dos jóvenes -uno de ellos menor- estaban, presumiblemente, a punto de venderlos. Todavía hay otros dos que no han aparecido, ya que el centro escolar echa en falta seis.

Según ha informado este miércoles la Policía Local en un comunicado,  la primera intervención se produjo hace una semana. Sobre las 17:00 horas del 15 de marzo, policías locales del Grupo de Investigación y Protección (GIP) que prestaban servicio de vigilancia de paisano se percataron de la presencia de dos jóvenes en calle Mauricio Moro Pareto, uno de los cuales portaba una mochila, quienes contactaron con otros dos varones que había en la zona a los que les mostraron lo que había en el interior, dirigiéndose todos a un callejón de la calle Edison.

Ante las sospechas de que pudiera producirse una transacción ilícita, los policías locales los siguieron, observando como extraían tres ordenadores portátiles del interior del bolso que los otros dos jóvenes comenzaron a analizar.

En ese momento, a pesar del sigilo con el que actuaban los agentes, los presuntos compradores, que ya conocían a los policías a raíz de intervenciones anteriores, se percataron de su presencia, devolviendo los terminales informáticos con rapidez y marchándose del lugar.

Los presuntos vendedores comenzaron a hacer lo propio, guardando los terminales y comenzando a caminar con celeridad, siendo interceptados por los policías locales, que tras identificarse como tales comprobaron que se trataba de tres ordenadores portátiles marca HP y modelo 250 G7, con pegatinas que los identificaban como propiedad de la Junta de Andalucía, así como serigrafía de organismos públicos.

Los agentes comprobaron que el portador de la mochila se encontraba indocumentado, manifestando ser menor de 15 años, siendo su acompañante un varón de 19 años. Ambos señalaron que los ordenadores eran suyos o de familiares de los mismos y que se los habían dado en el centro educativo en el que uno de ellos cursaba y el mayor había cursado estudios, aduciendo que ya habían pasado a ser de su propiedad.

En primera instancia, los policías locales procedieron a llamar al teléfono de la Junta de Andalucía que figuraba en las pegatinas de los terminales, donde les confirmaron que los ordenadores son para el uso por parte de centros escolares y en ningún momento pasaban a ser propiedad de los alumnos, por lo que darían conocimiento de la incidencia.

Posteriormente, los agentes contactaron con la madre del menor, que se personó en el lugar, aportando la documentación personal del mismo, siendo informada de los hechos y, junto a los dos implicados, de que se procedía a la intervención de los tres portátiles para llevar a cabo las indagaciones oportunas que constatasen su ilícita procedencia.

El cuarto ordenador, localizado en un comercio

A la mañana siguiente, el jueves 16 de marzo, los policías locales actuantes contactaron con el centro escolar, conociendo que, además de los tres ordenadores recuperados, echaban en falta otros tres más, ya que habían sido sustraídos un total de seis.

Ese mismo día, a raíz de las indagaciones llevadas a cabo con la colaboración de la Policía Local de Cártama, policías locales de la Jefatura de Policía de Barrio Distrito Cruz Humilladero tuvieron conocimiento de que algunos de los ordenadores podían haber sido vendidos a un establecimiento situado en calle Mauricio Moro Pareto, personándose en el mismo e identificando a su responsable, quien, preguntado, confirmó que aunque aún no lo había puesto a la venta, había adquirido uno de los terminales que buscaban.

Tras solicitarle la copia de registro de la transacción, los agentes pudieron comprobar que el vendedor era el mismo varón de 19 años identificado la tarde anterior, siendo este cuarto portátil igualmente intervenido y levantándose acta de depósito de objetos recuperados, comprobando los policías locales que en este caso habían eliminado el serigrafiado identificativo de los organismos públicos competentes en el programa 'Educa en Digital', así como la pegatina de la parte posterior que igualmente aportaba información identificativa. La investigación continúa abierta a la espera de averiguar el paradero de los otros dos terminales sustraídos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios