Provincia

'El Vaca', el asesino de la niña de Arriate, sale este jueves de la cárcel

  • El joven, que tenía 17 años cuando cometió el crimen, queda en libertad tras cumplir ocho años de condena

Ciudadanos concentrados tras la detención del joven en Arriate. Ciudadanos concentrados tras la detención del joven en Arriate.

Ciudadanos concentrados tras la detención del joven en Arriate. / Javier Flores

Rubén V. R., conocido como 'El Vaca', sale de la cárcel este jueves después de haber cumplido ocho años de condena por el asesinato de María Esther en Arriate en 2011. Los cuatro primeros los pasó en un centro de internamiento de menores y ahora permanecerá otros cinco bajo vigilancia policial.

'El Vaca' tenía 17 años cuando asesinó a golpes a María Esther Jiménez, la niña de 13 años cuyo cadáver fue hallado en enero de 2011 en el interior de la caseta situada a las afueras de Arriate y con la cabeza tapada. Había sido golpeada con una piedra de grandes dimensiones y murió por las heridas provocadas tras quedar inconsciente.

En el lugar del crimen los investigadores hallaron la piedra, que contenía restos de ADN del agresor. Fue así como se llegó hasta 'El Vaca', un vecino del mismo pueblo que fue detenido semanas después del asesinato.

“Para él se acabó todo, para nosotros no, nuestra hija no nos la van a devolver”, afirmaba Carmen Vilegas, la madre de la joven, a principios de este mes después de conocer que el culpable de la muerte de su hija saldría de prisión dentro de poco.

Carmen, que todavía hoy no ha sido capaz de ir a recoger los objetos personales de su hija que le fueron retirados por los investigadores mientras trataban de resolver lo ocurrido, sigue considerando insuficiente la pena impuesta a 'El Vaca' en relación a los hechos que cometió.

Ellos, como otros padres, participan en una campaña de recogida de firmas para tratar de impulsar un cambio de legislación para estos casos, aunque reconoce que hay momentos en los que es complicado seguir adelante con esta lucha ante la falta de respuesta por parte de los políticos ante estas demandas.Y es que ahora vuelven a tener intranquilidad por lo que pueda ocurrir una vez que el condenado por el crimen salga en libertad.

De hecho, el desasosiego también se instala en la hermana de María Esther, que tan solo tenía 5 años cuando ocurrieron los hechos. Ahora tiene 13 y tampoco quiere salir mucho a la calle sola por si pudiese ocurrirle algo parecido a lo que pasó con su hermana, según el relato de su madre.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios