Provincia

El artesano de los amplificadores vintage

  • Raimundo Amador apadrina el trabajo realizado por un electricista de 55 años El sonido de la guitarra sale con válvulas de los años 50

Comentarios 1

Más allá de la moda del vintage y de su estética, o del valor de un trabajo artesano, los amplificadores de guitarra de Juan Antonio López suenan como ninguno. Los músicos que lo han probado reconocen que de él sale "el sonido puro" que emite el instrumento. Raimundo Amador lo llama "sonido crudo". Y es que el artista sevillano acudió ayer a Caleta de Vélez para apadrinar estos amplificadores que salen del taller de este electricista de Algarrobo.

"Es el sonido que yo busco. O sea, el que tú metes con la guitarra es el que sale. Yo le llamo sonido crudo, y es lo mejor que le puede pasar a un guitarrista", comentaba el también compositor que quiso acompañar ayer a Juan Antonio en la presentación de este aparato que realiza de forma completamente manual utilizando tecnología de los años 50. Lo hace con válvulas, tubos o lámparas como se hacían antes de que en los 70 u 80 irrumpieran los transistores. "Tiene un sonido muy peculiar, no es el mismo que el que se compra en cualquier tienda que no distingue el sonido de la guitarra que estás metiendo y que está más adornado, éste es un buen sonido", describía Raimundo Amador. "Se trata de un sonido más real que el que emiten los aparatos construidos en serie con transistores. Es la forma en la que se hacían en los 50", explicaba este artesano de la electricidad. "La gente joven lo desconoce pero los músicos se dieron cuenta que lo que salía no era su música", relataba.

Y es que Juan Antonio realiza estos "amplificadores de boutique para guitarra" como se le conocen ya, de forma manual en su taller de Algarrobo. Desde los nueve años descubrió que su futuro estaría en la electricidad, y desde entonces la pasión por ésta le ha hecho reinventarse cada día. Comenzó hace 30 años con una empresa de reparaciones, y hace diez o doce años empezó a trabajar en equipos de música que conseguían un sonido extraordinario. Los hace uno a uno y recibe encargos de toda España, Francia y Alemania. "En la electrónica está todo inventado, es como una buena comida, hay que sabe elegir los componentes o alimentos para sacar el sabor o sonido que deseas", reflexionaba Juan Antonio. "Con los equipos que monto, cierras los ojos y parece que tienes los músicos en casa", afirmó.

Desde hace cuatro años trabaja en los amplificadores de guitarra. Raimundo Amador tuvo la oportunidad de probar el prototipo este verano y se enamoró de la música que salía de ellos. Por eso, ayer estaba en Caleta apadrinándolos. El siguiente será el del guitarrista Lito de la Blues Band que se ha involucrado incluso en su diseño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios