Provincia

La brutal muerte de una vaquilla lleva al alcalde a prohibir la suelta

  • El Ayuntamiento anula el tradicional evento tras los golpes asestados por un grupo de joven a una res que murió después · Un colectivo estudia denunciar al Consistorio

La suelta de vaquillas que cada año se celebra durante las fiestas de mayo en el municipio de Alhaurín el Grande no volverá a repetirse en la plaza de toros de la localidad. El equipo de gobierno del Partido Popular ha decidido prohibir este festejo que sirve para poner el cierre a la feria alhaurina cada año y que en esta ocasión se convirtió en un espectáculo macabro en el que un grupo de jóvenes le propinó una brutal paliza a una de las vaquillas, que finalmente murió.

Esta decisión del Ayuntamiento llega tras la imagen lamentable y cruel que se produjo el pasado domingo por la mañana y que fue denunciado públicamente por el Colectivo Andaluz Contra el Maltrato Animal y Medioambiental. Los componentes de esta asociación acudieron a la plaza para grabar el espectáculo debido a que la semana anterior a la feria fueron alertados por varios ciudadanos sobre la brutalidad en el trato que en anteriores sueltas sufrieron las vaquillas. Y este año la violencia de los jóvenes que saltaron a la plaza no tuvo precedente. Puñetazos, patadas y golpes continuados se repitieron durante más de diez minutos, que fue el tiempo que la vaquilla estuvo en el ruedo. El animal tuvo que ser evacuado de la plaza moribundo y falleció poco después.

Según explicó el presidente del colectivo contra el maltrato animal, Antonio Moreno, el grupo de jóvenes "no se encontraba en el estado adecuado para participar en el festejo". Por ello, están preparando la presentación de una denuncia contra los individuos que protagonizaron el maltrato del animal, así como contra el Ayuntamiento de Alhaurín el Grande, debido a que desde la organización se permitió el acceso a la plaza de toros a jóvenes con claros síntomas de haber ingerido alcohol, y, además, nadie detuvo la agresión, ni siquiera el veterinario que trabajaba en esos momentos en el evento. Poco tiempo antes del inicio del festejo popular aún permanecía abierta la caseta de la juventud y desde este recinto los jóvenes se trasladaron a la plaza.

Por su parte, el equipo de gobierno, a pesar de prohibir la suelta, aseguró que el informe del veterinario señala que "no se mató a ninguna vaca, ya que la muerte se produjo por el choque frontal entre dos vaquillas, pero sí existió algún comportamiento poco decoroso de una minoría que hace mucho daño a la imagen de todo un pueblo". Desde el Ayuntamiento comunicaron que los jóvenes que participaban en el acto en ningún momento hicieron nada que pudiese causar la muerte del animal y afirmaron que los veterinarios determinaron que "la muerte fue producida por un traumatismo craneoencefálico como consecuencia del choque frontal entre ambas vaquillas".

Una justificación que choca con las imágenes grabadas en las que los brutales golpes se suceden sin parar hasta dejar a la vaca en el suelo sin apenas poderse mover y que el colectivo considera que no tiene ninguna credibilidad. En este sentido, Moreno explicó que dos de los animales se dieron un golpe pero se recuperaron y salieron a la plaza.

La denuncia del colectivo y el descontento de los vecinos de Alhaurín -que quedó patente durante la suelta ya que el público abucheó a los jóvenes durante el tiempo que duró la paliza-, han surtido efecto y el Ayuntamiento reconoció la falta de control en el festejo y la necesidad de prohibirlo. "Cuando las autoridades no pueden controlar un acto público, lo mejor es prohibirlo y eso es lo que vamos a hacer, no habrá más suelta de vaquillas", afirmó el alcalde, Juan Martín Serón (PP).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios