Sucesos

Muere un niño que estaba de vacaciones en La Viñuela ahogado en una piscina

  • El 061 desplegó un helicóptero y una UVI móvil pero los sanitarios no pudieron salvarle

  • Es el segundo fallecimiento de un menor por ahogamiento en los dos últimos meses 

El Hospital Materno Infantil de Málaga El Hospital Materno Infantil de Málaga

El Hospital Materno Infantil de Málaga / Javier Albiñana

Un niño de 4 años falleció este jueves tras haber caído a una piscina particular en La Viñuela. Los sanitarios no pudieron hacer nada por salvar la vida del pequeño, que según las primeras pesquisas estaba de vacaciones con su familia en la vivienda en que ocurrieron los hechos.  

El servicio de emergencias sanitarias 112 Andalucía recibió a las 10:00 el aviso de un particular que informaba de que un menor se había precipitado a una piscina, situada en calle de las Coberteras, en la pedanía de Los Romanes. La investigación apunta a que la muerte se produjo por ahogamiento en el mismo lugar, por lo que no se llegó a realizar el traslado al Hospital Materno Infantil de Málaga.

El alcalde de La Viñuela, José Juan Jiménez, ha informado de que los abuelos, de nacionalidad británica, al igual que el menor fallecido, residen en el núcleo de población de Los Romanes y habían recibido la visita de sus familiares, que estaban de vacaciones.

El centro coordinador dio aviso a la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES 061), que trasladó hasta el lugar una UVI móvil y un helicóptero, a la Policía Local y a la Guardia Civil, que tras comprobar los hechos activó el protocolo judicial e investiga las causas que rodearon el suceso. 

La última muerte por ahogamiento de un menor en la provincia de Málaga se produjo a mediados del pasado mes de abril, cuando una niña de año y medio se apresuró en coger una muñeca y se coló por una pequeña zona que estaba en obras.

La menor, que entró en muerte cerebral, fue trasladada al Hospital Materno Infantil de Málaga, donde ingresó directamente en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Pero ni los sanitarios de emergencias que la asistieron en el lugar ni los de la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital pudieron hacer nada por salvarle la vida.

En agosto del año pasado, otro niño, en ese caso de 22 años, murió también en circunstancias similares. Ocurrió en el Valle del Guadalhorce, en la localidad de Coín, tras resultar ahogado en la piscina de una vivienda particular en el mismo término municipal. Una tragedia en la que los servicios de emergencia solo pudieron certificar el fallecimiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios